Salón de Beijing 2016: Mazda CX-4

cx4-1.jpg
cx4-1.jpg

Por Santiago Álvarez (@santi_al91)

 

Tomando como base la Mazda CX-5, la casa de Hiroshima concibió este nuevo modelo de menor altura y más prioridad hacia el estilo, cuyo diseño se basa en la filosofía estética KODO. Los rasgos resultan ser muy similares a los de otros modelos recientes de la firma, con la obvia modificación en su extremo posterior, que incluye un medallon más inclinado y una caída del toldo más pronunciada.

 

El fabricante indica que la Mazda CX-4 mide 4.64 metros de largo, 1.84 metros de ancho y 1.53 metros de alto, mientras que su distancia entre ejes es de 2.70 metros y tiene 19.6 centímetros de altura respecto al suelo. Algunos detalles exteriores que llaman la atención son el pilar A de color negro brillante, las barras de techo fabricadas en aluminio, los pasos de ruedas,  los protectores de los bajos en color negro opaco y la posibilidad de incorporar rines de 17 a 19 pulgadas.

 

 

La cabina tampoco ofrece mayores diferencias en relación a lo que exhiben otros modelos de la marca, aunque los asientos en piel ofrecen un diseño más deportivo para brindar mayor soporte a la altura de los hombros. Dependiendo de la versión, se podrá elegir un interior negro combinado con piezas en color beige, blanco, negro o rojo. Pese al diseño, el constructor menciona que la capacidad de la cajuela es de 400 litros, la cual se puede ampliar hasta 1,228 litros si se abate el respaldo posterior por completo.

 

La pantalla de siete pulgadas que sirve para gestionar la interfaz Mazda Connect ya ofrece conectividad Android Auto y Apple CarPlay y que, dentro de la información proyectada cuando se conecta a internet, incluye el nivel de contaminación atmosférica por material particulado (PM). La CX-4 también incluye el paquete de asistentes de manejo i-Activsense, el cual agrupa elementos como alerta de objetos en el punto ciego, alerta de trafico cruzado en la parte posterior y el sistema de frenado inteligente en ciudad (funciona entre 4 km/h y 30 km/h).

 

 

Mazda anuncia que la oferta de motores estará compuesta por los conocidos SkyActiv-G de 2.0 litros y 2.5 litros, que producen 155 HP y 185 HP, respectivamente. Para el motor menos potente está disponible una caja manual SkyActic-MT de seis marchas y, en ambos casos, se puede asociar la transmisión automática SkyActiv-Drive de igual número de velocidades. La CX-4 incluye también el esquema de tracción total i-ActivAWD, el cual distribuye el torque entre ambos ejes según las circunstancias.

 

Otros elementos añadidos a la CX-4 son el sistema de recuperación de energía por frenada regenerativa i-ELOOP (para las versiones de motor 2.5 litros) y la función Auto Hold incluida en el freno de estacionamiento eléctrico, que por primera vez es incluida en un modelo de Mazda. Por ahora, esta nueva crossover de la casa nipona se comercializará exclusivamente en el mercado chino. 

Nuestros destacados