Rolls-Royce Vision Next 100, presentación

rr-1.jpg
rr-1.jpg

Por Santiago Álvarez (@santi_al91)

 

Unos meses después de dar a conocer el BMW Vision NEXT 100, MINI y Rolls-Royce hacen lo propio para celebrar el centenario de la casa de Múnich y muestran propuestas conceptuales que anticipan algunos detalles que llevarán futuros modelos de estas marcas.

 

En el caso concreto de Rolls-Royce, el Vision NEXT 100 (conocido a nivel interno como 103EX) es una muestra de las demandas sobre movilidad de los clientes de automóviles de lujo en las décadas venideras, según expresa la marca. Su carrocería de dos puertas (que mide 5.9 metros de longitud y 1.6 metros de altura), tiene un diseño inspirado en modelos previos a la Segunda Guerra Mundial, ha sido construida en materiales ligeros (no se especifican cuáles) y el toldo está conformado por un cristal de color oscuro, que funciona como techo panorámico. Por su parte, los rines de 28 pulgadas, están fabricados con 65 piezas individuales de aluminio.

 

 

A su vez, en el interior se buscó recrear el habitáculo de los antiguos coches tirados por caballos. Por ello, la altura de los asientos y el diseño de las puertas están optimizados para que la postura al entrar y al salir sea cómoda y los pasajeros tengan buena visibilidad. Al momento de abrir la puerta, se despliega un escalón que facilita el acceso desde el umbral y se proyecta un haz de luz que simula una alfombra de bienvenida.

 

Este concepto de Rolls-Royce ha sido concebido exclusivamente para rodar de manera autónoma y prescinde de volante o cuadro de instrumentos, mientras que el diseño del único asiento semeja a un sofá, tapizado con tela de lana y seda. A su vez, hay unos insertos de madera de ébano Makassar. Frente a los ocupantes, se colocó una pantalla horizontal tipo OLED para visualizar el sistema multimedia y cuenta con un sintetizador vocal, el cual interactúa con los pasajeros a manera de “chofer virtual”.

 

 

La marca menciona que este sistema multimedia estará sincronizado con cada aspecto de la vida de los propietarios y su entorno, de manera que el auto conocerá la agenda e itinerarios y reconocerá en que momento debe recoger a los pasajeros, hacer recordatorios y sugerencias u ofrecer información sobre los destinos.

 

Finalmente, el Vision NEXT 100 estará impulsado por electricidad, aunque Rolls-Royce no especifica detalles sobre su arquitectura o las cifras de potencia y par de su motor. Según el fabricante, es improbable que se sigan utilizando los actuales motores V12 en el futuro. Debido a ello, el espacio disponible bajo el cofre será usado como cajuela y la marca diseñó un kit de maletas Grand Tourer, especialmente diseñadas para este compartimiento.

Los mejores vídeos