Renault Sandero R.S. 2.0: primeras impresiones

img_20160203_120949366.jpg
img_20160203_120949366.jpg

Por Ernesto Roy Ocotla

 

Ver nota de lanzamiento

 

 

Renault llevó a cabo su primera presentación del año y la develación fue el esperado Sandero R.S. del que tanto se habla por ser el primer vehículo desarrollado fuera de Francia por la división Renault Sport. La primicia es sencilla: tomar un auto enfocado en el ambiente citadino que ha encontrado un grupo de adeptos en los distintos mercados en los que se comercializa y darle un giro mediante capacidades dinámicas acrecentadas.

 

En el caso de nuestro país, encontraremos al Sandero R.S. en una versión. La mecánica corre a cuenta de un 2.0 l de 145 HP y 142 lb-pie que en este primer contacto devela ciertas características atractivas en lo dinámico. El ambiente en el que pudimos exprimir las cualidades de este bloque fue el circuito de Amozoc, en Puebla, donde queda en manifiesto que a pesar de una entrega de torque que se deja sentir apenas pasadas las 3,000 vueltas, se puede estirar hasta pasadas las 6,000 rpm. La caja manual de seis relaciones contribuye en este sentido con un escalonamiento corto de la primera y hasta la cuarta relación. La quinta y la sexta contribuyen para lograr una velocidad tope de 200 km/h (datos oficiales) y a traer el motor mas descansado en el tránsito habitual.

 

Las suspensiones recibieron una recalibración de sus elementos y vaya que se siente en la zona de curvas. Las asistencias en el modo Sport contribuyen para que el comportamiento sea cercano a lo neutral. Son discretas y efectivas en su intervención. Permiten ese juego que divierte a quien se encuentra tras el volante pero corrigen la trayectoria en caso de llegar sobrados a alguna curva. En Sport + el auto se siente directo, y uno puede redondear la trayectoria con un simple movimiento de la dirección. Ya sea que se tenga mucha o poca experiencia en un ambiente de pista, el hatchback es progresivo en sus reacciones, muy noble para manos menos experimentadas.

 

 

Por su parte, los frenos de disco se encuentran en las cuatro ruedas y la resistencia a la fatiga fue algo que se trabajó en las mesas de ingeniería. La marca anuncia una distancia de frenado de 100 a 0 km/h en sólo 39.5 metros, algo que por el bajo peso  de 1,150 kg y pinzas de freno  más grandes podría mantenerse. Ya lo comprobaremos en el análisis a profundidad con nuestro equipo de medición.

 

El conjunto logra satisfacer a quien busca un auto divertido de manejar. La aceleración lineal y progresiva, el correcto ajuste de bastidor, pedales y dirección, además de un paso por curva que sorprende, son los elementos que trabajan armónicamente bajo la batuta del entusiasta. No hay una presunción de cifras abultadas en potencia o prestaciones de ensueño, pero cumple su objetivo.

 

Tomando esto por referencia, observamos un interior muy en la línea de la variante convencional, con plásticos duros en su mayoría, páneles en acabado piano y volante, palanca y freno de mano forrados en piel con distintivos en rojo. Los asientos específicos de la versión son cómodos para el día a día pero el enfoque deportivo se cumple con soporte lateral en caderas y hombros ajustado.

 

Con el Sandero R.S. Renault ofrece un producto que, comparando precios de sus competidores y las prestaciones, ofrece un balance precio/beneficio adecuado para su etiqueta de 249,900 pesos. Ahora habrá que ver la aceptación de nuestro público consumidor.

Los mejores vídeos