Renault Captur: prueba de manejo

renaultcaptur01.jpg
renaultcaptur01.jpg

Por Manuel Fernández (@Mfer_89)      Fotos: Carlos Quevedo

 

En un nicho que ya es de todo menos pequeño (recordamos cuando hace no mucho era a duras penas EcoSport, Trax y Duster), Renault apuesta por un desarrollo regional y no un producto global, porque si bien hay una Captur en Europa, ésta se basa sobre la cuarta generación del Clio y es 21 centímetros más corta que la que será comercializada en México y Latinoamérica (entre otras regiones más lejanas). Además, la distancia entre ejes es siete centímetros más reducida.

 

 

Las diferencias en las dimensiones se deben a que la Captur local se erige sobre la arquitectura de la Duster, con la que comparte justamente la comentada distancia entre ejes y cuyo ancho y extensión de punta a punta marcan valores casi idénticos.

 

 

De la Duster también sale el muy conocido motor de dos litros aspirado que tantos otros Renault han utilizado y que en este caso se asocia a una también muy utilizada caja automática de solo cuatro velocidades, que a estas alturas bien podría mutar en una CVT de su pariente Nissan. En cuanto a equipamiento sí hubo una modernización más evidente y ya contamos en la versión evaluada con bolsas de aire laterales (faltan las cortinas), control de tracción y estabilidad, luces antiniebla con tecnología LED (además de las diurnas) o anclajes ISOFIX.

 

 

Mientras la Duster se propuso en su día como una todoterreno de bajo costo, la Captur llega como una propuesta que quiere ser tan contemporánea y moderna como rivales de fresca aparición, véase Kicks, Vitara, Soul o Creta, entre otras. Es ahí cuando el planteamiento de la Captur llama la atención, pues de lejos, viéndola desde afuera, a muchos ojos resulta de las más agradables con una figura bien adaptada del modelo presente en el Viejo Continente.

 

 

La historia se completa al abordarla y con el paso de los kilómetros: la envolvente cabina delata de entrada el origen brasileño de esta vertiente regional al optar por tonalidades y texturas sencillas aun para el estándar de su nicho. Esa misma sensación queda al notar que la tapa de la (enorme) guantera cae de golpe al abrirla o en la a veces delicada operación del portaobjetos encima del tablero, con un resorte un tanto rebelde.

 

 

En el aspecto ergonómico salen a relucir unos asientos con una cabecera anatómica y una banca larga que brinda pleno soporte a las piernas (y además contribuyen a algo de alegría interior con bordes contrastantes a las vestiduras). Les quita brillo un volante que carece de movimiento en profundidad y obliga a una postura de mando no tan contemporánea. Hubiéramos preferido que, además, el ajuste del respaldo estuviera en la parte externa de la banca y no hacia la consola para así tener más lugar al usar la palanca. Cierra la excelente gestión de la interfaz Media Nav, con una rápida pantalla táctil e intuitivos menús.

 

 

Atrás el espacio para pasajeros altos es el apropiado al menos hacia el techo, porque para las piernas queda por debajo de alternativas más recientes... la pequeña CX-3 es la única claramente más estrecha. ¿Punto a favor a cambio? La enorme cajuela, que gana profundidad a partir de una refacción externa.

 

 

El motor como tal puede dar un buen resultado, pero eso depende de cómo se le saque provecho con la transmisión, entre otros factores. En este caso, las cuatro velocidades hacen que la Captur se desenvuelva de una forma cumplidora en ciudades de tránsito denso, al no haber casi situaciones que hagan necesarias unas relaciones de caja más cortas ni sea tan importante una operación rápida en transiciones o adelantamientos en espacios cortos. Además, notamos que en segunda ocurría un titubeo en la aceleración (por lo general entre 3,000 y 4,000 vueltas), como si no se terminara de acoplar del todo. Bueno es que el kick-down no tarda en reaccionar y el acelerador es muy inmediato, lo que resulta positivo en el tránsito urbano pese a alguna aspereza de cuarta a tercera.

 

Aunque la sonoridad es competente en términos generales, hay claras vibraciones del motor a medio y alto régimen que pudieron amortiguarse más. La suspensión, de enfoque blando, puede ser saltarina o ruidosa, si bien a la larga es robusta en nuestros mal mantenidos pavimentos.

 

 

En autopista, su dirección da la suficiente confianza y complementa muy bien un control de carrocería que da la impresión de un chasís preparado para desempeños más holgados (como una Captur manual, por ejemplo), sin rebotes o compresiones excesivas al cambiar de apoyo a altas velocidades, aunque en juntas mal hechas o grietas la columna transmite golpeteos y hay cierta tendencia a desviarse al topar las ruedas con esas variaciones abruptas en la superficie. Tampoco tiende a flotar ni a afectarse por los vientos laterales. En curvas de rango medio o más cerradas no siempre reacciona con una asistencia lineal conforme se va girando y algo raro es que es sensible a la carga sobre el motor y su tacto es otro si se acelera con brusquedad; eso tiende a pasar en coches de tracción delantera mucho más potentes.

 

 

Cabe resaltar unos frenos que aun con tambores en el eje trasero, no mostraron fatiga durante nuestras pruebas, con paradas de emergencia estables y un tacto del pedal tirando a largo aunque modulable. Las distancias fueron decentes a pesar de las llantas mixtas de duro compuesto y alto treadwear.

 

La Captur está muy fresca en el mercado y durante una vida comercial que seguramente excederá los cinco años, Renault tiene grandes oportunidades para no solo rivalizarle a las alternativas locales, sino a las que militan en un escenario mundial. El potencial está porque el chasís realiza un buen trabajo, los frenos funcionan bien y, ya entrando en un asunto subjetivo, su diseño agradable es un enorme gancho. 

 

 

Unidad probada

354,900 pesos (a fecha de la publicación)

 

NOS GUSTA

-      Estabilidad en autopista

-      Desempeño de frenos pese a tambores

-      Cajuela mejor al promedio

 

NOS GUSTARÍA

-      Una caja más moderna

-      Acabados más esmerados

-      Funcionamiento más refinado

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 2.0 l

Potencia máxima: 143 HP a 5,750 rpm

Par máximo: 192 Nm a 4,000 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, cuatro velocidades

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 433 x 181 x 161 cm

Distancia entre ejes: 267 cm

Cajuela: 400 litros

Tanque de combustible: 50 litros

Peso vacío: 1,355 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 19.71 s

Rebase 80 a 120 km/h: 11.16 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 41.82 m

Consumo medio: 11.1 km/l

 

 

Nuestros destacados