Regresó la sonrisa de Vettel

_onz2678.jpg
_onz2678.jpg

Por Marco Robles (@MarkiMarkand) / Fotos: Lat Images

 

Regresó a lo más alto. Tuvieron que pasar 23 carreras y 18 meses para que Sebastian Vettel y Ferrari subieran a lo más alto del podio y emocionaran a los tifosi con una contundente victoria en el Gran Premio de Australia.

 

Lewis Hamilton mantuvo su primer lugar en la arrancada, pero Vettel nunca aflojó el paso y tras 18 giros el británico tuvo que entrar a los pits a cambiar sus neumáticos ultra blandos, lo que dejó a Sebastian en el primer puesto, aunque faltaba la parada en los fosos del alemán.

 

Fue hasta el giro 24 que Vettel fue a cambiar las llantas, pero Hamilton ya estaba atorado detrás del combativo Max Verstappen, cuando Sebastian salía del callejón de pits. Verstappen y Hamilton llegaron a frenada y Vettel alcanzó a salir delante de ellos desatando la ira de Toto Wolf, jefe del equipo Mercedes, quien golpeó airadamente la mesa de su lugar en el pitwall sabiendo que la carrera estaba prácticamente perdida.

 

Al final el auto rojo se impuso por 9.975 sobre el Mercedes de Hamilton, sellando el primer triunfo de Ferrari en año y medio y haciendo realidad los avisos de Lewis, quien afirmó desde los test de Barcelona, que los italianos tenían un gran potencial en el nuevo auto.

 

“Es un gran momento, todos los muchachos merecen esto, necesitábamos esto por que trabajamos muy fuerte todo el invierno.

 

“El auto se comportó muy bien, era muy rápido, incluso en la parte final de la carrera, mantuve a Hamilton bajo presión todo el tiempo. Cuando salí tenía los neumáticos fríos pero traté de seguir empujando para poder abrir la ventaja con Lewis. Estoy muy feliz con el auto”, afirmó el alemán.

 

El tercer puesto fue para el nuevo coequipero de Hamilton, Valtteri Bottas, quien parecía que podía ir a buscar al británico para pelear por el segundo puesto, pero al final quedó a dos segundos, seguido por el Ferrari de Kimi Räikkönen y el Red Bull de Max Vestappen para cerrar el top 5.

 

El mexicano Sergio Pérez tuvo una muy buena carrera escalando del puesto 11 en que arrancó hasta el séptimo para ubicarse en la zona de puntos y mostrar su talento al contener a los Toro Rosso de Carlos Sainz y Daniil Kvyat, quienes buscaban superarlo.

 

“Fue un excelente día, Williams está unos pasos delante de nosotros, mientras que Toro Rosso está muy cerca de nosotros, aunque andan más rápido, así que es un gran resultado terminar delante de ellos, en gran parte gracias a la gran estrategia del equipo.

 

“Al final aunque estaba presionado por Kvyat, nunca tuve la duda de que podía controlarlo. Dejé pasa a Bottas, me fui a la parte sucia y ahí se me acercó Sainz, pero no pasó nada, sólo fue un poco más divertido por que con estos autos puedes empujar mucho más y las carreras son más divertidas, creo que al final la posición no importa si como piloto puedes empujar más e ir más rápido”, comentó el mexicano, que esta temporada busca convertirse en el objeto de deseo de los equipos más importantes de la máxima categoría.

 

Nuestros destacados