Range Rover Evoque Autobiography: prueba de manejo

rangeroverevoqueautobiography05.jpg
rangeroverevoqueautobiography05.jpg

Por Manuel Fernández (@Mfer_89)        Fotos: Carlos Quevedo.

 

Desde su lanzamiento en 2011, se entendía que la intención de Land Rover con la Range Rover Evoque no era la de crear un todoterreno de acceso a su gama, algo que podría darse a entender por tamaño, sino que querían empacar en un formato más compacto las características asociables a la Range Rover Sport y, cómo no, a su tradicional Range Rover (a secas), ícono por sí misma.

 

 

Así, esta Autobiography viene con ciertos adicionales que involucran decoración y equipamiento, lo que describiremos a continuación.

 

Pese a que no es la primera vez a bordo en una Evoque, saltan a la vista pormenores que hacen la estadía en la cabina mucho más agradable para quienes valoren los detalles.

 

 

La piel por lo general presente en asientos, puertas y tablero, mezclada en este caso en tonos beige y chocolate, exhibe una sensación mucho más suave y cremosa al tacto, cambiando incluso el olor que despide por uno más perfumado y menos sintético porque sí, en un verdadero auto de lujo (y nos podríamos referir a algo que cuesta 10 veces más que esta Evoque) la experiencia también cambia en un nivel olfativo.

 

 

Si esto se junta con los remates de aluminio real, los estribos iluminados, la luz ambiental configurable en varios colores (esto último ya se ve en autos más terrenales) o los abullonados tapetes, la diferenciación es clara comparada a otras Evoque y más si vemos ofertas similares de otras marcas en el mismo nicho, con interiores no tan trabajados en el aspecto de texturas y materiales puestos en cada superficie.

 

Ya lo demás depende de la configuración de cada unidad, pues la que se nos dio, así tuviera techo panorámico –fijo– o un sonido del proveedor Meridian con 11 bocinas de gran calidad, carecía de otras amenidades básicas para el precio, véanse los asientos con calefacción.

 

 

El tratamiento estético no afecta las conocidas cualidades dinámicas de la Evoque, pues incluso con los rines opcionales de 20 pulgadas de diámetro sumados a una distancia entre ejes que por naturaleza no es muy larga, se conserva una marcha homogénea y silenciosa que aísla con mérito las nefastas condiciones de muchas calles locales en plena temporada de lluvias. Eso sí, las respetables capacidades todoterreno que ofrece pese a unos recorridos de suspensión cortos y un sistema de tracción integral que delega todo a la electrónica, se verán mermadas o exigirán más cuidado al estar calzando ruedas de perfil limitado.

 

 

En lo que sí hace falta una repasada y que podrían echar mano de la filial Jaguar es en la respuesta del conjunto motor-transmisión. Hay un pequeño lag de la turbina en el dos litros al momento de cargar en la usual franja de 2,000 a 3,000 revoluciones por minuto, lo que implica tener que tomar el control de la caja en más de una ocasión para no quedarse esperando durante un adelantamiento, algo que no se resuelve ni pasándola al modo “S” en la perilla central.

 

 

Las transiciones entre cambios son rápidas pero no muy suaves y el kick-down no suele ser el más inmediato. Por suerte, las reducciones al darle una orden con la leva a la izquierda del volante no son demoradas, o lo son menos que al querer pasar a una relación superior.

 

Al final estos comentarios serán valiosos para quien transite en carretera, pues en ciudad la convivencia es fácil por longitud y visibilidad. 

 

Solo una porción muy especial de la clientela justificará el sobrecosto, por exclusividad o por realmente desear las amenidades extra a bordo.

 

 

Unidad probada

 77,900 dólares (a fecha de la prueba)

 

NOS GUSTA

-      Diseño aún vigente

-      Mejoras en acabados

-      Calidad de marcha

 

NOS GUSTARÍA

-      Motor-caja más pulido

-      Más equipamiento de serie

-      Techo panorámico con apertura

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 2.0 l, turbo

Potencia máxima: 240 HP a 6,000 rpm

Par máximo: 350 Nm a 1,900 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, nueve velocidades

Tracción: Integral permanente

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 437 x 197 x 164 cm

Distancia entre ejes: 266 cm

Cajuela: 545 litros

Peso vacío: 1,640 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 17.37 s

Rebase 80 a 120 km/h: 6.71 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 39.8 m

Consumo medio: 12.4 km/l

 

 

 

Nuestros destacados