Porsche 904 1964, a subasta

porsche90401.jpg
porsche90401.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Faltan unos días para que el Concours d'Elegance de Pebble Beach, en California, inicie actividades. Aunque no se trata de un Salón del Automóvil en forma, pues hay muchas más actividades paralelas, muchas marcas aprovechan para mostrar prototipos o sus últimas novedades, como ya han confirmado para este año BMW, Infiniti, Acura o Mercedes-Benz.

 

Sin embargo, para que este sea un Concurso de Elegancia en forma, la atención debe centrarse en los autos clásicos, por lo que también cada año funge como el escaparate perfecto para la venta de diversas piezas de colección que alcanzan precios inimaginables.

 

 

 

Uno de los más destacados de este año es este Porsche 904, también conocido como Carrera GTS, ya que hubo de ser renombrado por la misma razón por la que el proyecto 901 pasó a denominarse 911. Podría no parecer un modelo destacado cuando hablamos de una carrocería de fibra de vidrio y un motor de “apenas” 1,966 centímetros cúbicos, pero las cosas empiezan a cambiar cuando sabemos que es prácticamente un auto de competencia, puesto a la venta para homologar al bólido de carreras con especificaciones del Grupo 3 de resistencia.

 

 

La fibra de vidrio le permitía a la carrocería con chasis de escalera un bajo peso de 655 kilogramos, mientras que el 2.0 litros bóxer llegaba hasta los 198 caballos de fuerza, gracias a un arreglo de cámaras hemisféricas (sí, como en los HEMI) y un par de carburadores Weber. Con la transmisión de cinco velocidades que le acompañada, prometía un 0 a 100 km/h en menos de seis segundos y una velocidad máxima de 260 HP.

 

 

Se distinguió por su agilidad, gracias al motor central, así como por su fiabilidad, lo que en competencia le valió victorias en la Targa Florio, Sebring, Watkins Glen, Zandvoort, los 1,000 km de Paris, los 1,000 km de Monza y en su categoría en Le Mans, así como el Rally Alpino, el de Tulip, Múnich-Viena-Budapest, Monte Carlo y el de Ginebra. Destacó su victoria en Reims en 1964, donde no requirió de un solo cambio de refacción.

 

 

Sólo 106 unidades fueron fabricadas. Se espera que este ejemplar de 1964 recientemente restaurado alcance un precio de 1.8 millones de dólares. Nada mal para una carrocería de fibra de vidrio.

 

Nuestros destacados