Por nuestros volcanes con el Suzuki Ignis: Por el Nevado de Toluca

suzukiignis201823.jpg
suzukiignis201823.jpg

Verlo por primera es una experiencia nueva. Sin duda, el Suzuki Ignis es un auto distinto. Con una personalidad arrolladora. Tiene músculo, se trata de un auto con garra, con fuerza. Sus líneas siempre muy marcadas le dan un carácter sólido. El primer golpe de vista te  llama la atención: es diferente. Se trata de un auto nacido para la ciudad, pero en Automóvil Panamericano nos dimos a la tarea de sacarlo de su entorno natural, la urbe, para llevarlo a otro terreno donde históricamente Suzuki siempre se ha sentido muy bien: las terracerías y las zonas de montaña, como por ejemplo el majestuoso Nevado de Toluca. Pocos lugares mejores que un volcán para este Ignis, puesto que su nombre en latín quiere decir fuego.

 

 

Una de las primeras cosas que quedan patentes en esta pequeña SUV es su peso. Nada más más poner nuestras manos en ella no dimos a la tarea de saber si era el auto más ligero del mercado. Las sensaciones nos dejaban ver que era muy liviano, que se movía con mucha soltura y con pocas inercias, ganando en agilidad y precisión. Y sí, este Ignis  es el auto más ligero de cuantos se venden en México. Con 845 kilos en versión manual y 50 kilos más con la caja automática con variador centrífugo (CVT), el Ignis supera en esta medida a su hermano el Suzuki Swift y también a un auto que a priori debería ser más ligero, como es el Smart For Two (935 kg).

 

 

¿Y en que repercute este menor peso en el día a día? Primero, en un consumo de combustible muy reducido, llegando casi a los 25 km/litro en carretera, mientras que en la ciudad se consiguen cifras cercanas a los 19 km/litro. La segunda de las grandes ventajas que aporta un peso contenido es una mejora clara en seguridad activa: el auto es más ágil, gira mejor, y frena en una menor distancia.  La tercera, un manejo más deportivo, sin por ello renunciar a la comodidad de una SUV.

 

 

El motor también es responsable directo de este agrado de conducción. Su cilindrada de 1.2 litros puede parecer escasa, pero una vez que se empieza a sentir el torque desde bajas revoluciones uno tiene la sensación de estar ante una mecánica de mayor desplazamiento. Los 82 HP de potencia son suficientes para este auto, tanto para la ciudad como para la carretera , incluso en las pronunciadas pendientes del ascenso al Nevado de Toluca mostró brío y poder.

 

 

Una vez en la cumbre, miramos el horizonte hacia el suroeste, allá donde el Popocatépetl  y el Iztaccíhuatl se dibujan contra el cielo. En el centro, un valle. El paso de Cortés, hacía donde vamos ahora para seguir disfrutando de este Suzuki Ignis.

 

https://www.suzuki.com.mx/

 

Nuestros destacados