Peugeot 3008 2018: primeras impresiones

peugeot-3008-pi-1.jpg
peugeot-3008-pi-1.jpg

Por Manuel Fernández

 

Ver nota de lanzamiento y precios

 

 

En relación a nuestro primer contacto en montañosos caminos italianos y alguna autopista al límite legal de velocidad, este segundo encuentro se llevó a cabo a un ritmo más propio de México y en alguna carretera secundaria con ocasionales empedrados, terrenos que exigieron más del conjunto mecánico.

 

Antes que nada, y teniendo en cuenta que el segmento de la 3008 excede los 15 competidores en su totalidad, hay que aclarar que por perfil y prioridades esta nueva Peugeot se asimila más al concepto de una SEAT Ateca, Mazda CX-5 e incluso una Kia Sportage al dársele mucha importancia al diseño y al tacto de conducción, no tanto a la amplitud y funcionalidad.

 

Una vez más, cabe destacar un interior que si bien no resalta en espacio, sí que lo hace en su propuesta visual, ergonómica y de terminaciones. La evolución de lo visto en los 308 y 208, que se engloba bajo la denominación i-Cockpit, muestra todavía unos instrumentos a desnivel y un volante de mínimo diámetro, solo que ahora la postura de mando es mucho más intuitiva y los mencionados instrumentos siempre son del todo digitales, con distintas visualizaciones que, por cierto, son más numerosas en las versiones GT Line, las más equipadas.

 

Peugeot quiere acercarse, además, a opciones SUV del segmento premium como la Mercedes-Benz GLA, la BMW X1 o la Audi Q3, similares por precio en relación a las vertientes más completas de este lanzamiento de origen francés.

 

 

Es una estrategia que parece audaz, insensata y que para muchos podría sonar graciosa, pero que en la práctica y conociendo la 3008 a fondo, es lógica pues por materiales y texturas a bordo y equipamiento tanto de comodidad como de seguridad disponible, sumado a su planteamiento dinámico, sí resulta una alternativa más que a tener en cuenta a las comentadas alemanas.

 

Muchos accesorios que en las Peugeot más costosas son de fábrica, en las SUVs compactas teutonas forman parte de paquetes opcionales que disparan el costo. Por mencionar algunos, está el techo panorámico, la función de masajes en los asientos, las fragancias incorporadas a la climatización, las luces LED, el control de crucero activo, el paso automático a luces altas o las alertas por cambio involuntario de carril o baja atención.

 

Ya en la carretera, nuestro reencuentro con la Diesel (llegó de 150 caballos) nos mostró una aceleración progresiva. El abundante par nos permite mantener sin esfuerzos ritmos más altos de lo que es lógico para un vehículo de planteamiento familiar, velocidades que se asumen con total seguridad por un chasís preparado para más potencia. La suspensión es excelente y su toque de rigidez no sacrifica mucha suavidad, pero sí facilita un control destacado y mucho aplomo en vías mexicanas que en plena recta o dando curvas abiertas nos arrojan vados, brincos repentinos o algún obstáculo ocasional.

 

 

 

 

Sobretodo en pendientes prolongadas, puede que la cuarta velocidad de la Diesel (son seis en total con ambos propulsores) perjudique un poco la recuperación, circunstancia en que el motor 1.6 a gasolina, pese a su menor torque, sí exhibirá su mayor potencia (165 hp) y desempeño en altas revoluciones, pues a la larga es más rápida. Otro cambio notorio en las 3008 a gasolina es una marcha más suave; los hoyos o los caminos en mal estado se filtran mejor, con menos ruidos o sacudidas. En ese sentido pareciera que se trató de compensar con bujes más rígidos u otros resortes el peso adicional en la Diesel.

 

Ya abusando, el sutil subviraje resultante exhibe un límite de agarre menor al del 308, consecuencia lógica de su mayor altura y masa, aunque nada que aleje a la 3008 de estar entre las mejor conseguidas de su enorme nicho en cuanto a la pura conducción... y eso tiene más mérito pues es de las pocas, junto a la Ateca, en tener eje torsional trasero y no un multibrazo.

 

Sí, el precio es mayor al promedio, pero también hay muchas características mejores al promedio. 

Nuestros destacados