Nissan Murano 2018: prueba de manejo

nissanmurano01.jpg
nissanmurano01.jpg

Por Gilberto Samperio (@gilsamperio)                    Fotos: Carlos Quevedo

 

Una fisonomía que no conocíamos, pero sí sabíamos de su existencia en virtud de la genética compartida con sus hermanas menores –léase X-Trail o Rogue–, por lo cual no sorprende su fluida estampa ni sus formas de pretensión orgánica.

 

 

El frontal recuerda vagamente a aquella SUV que se presentara hace más de 10 años como la primera opción de lujo de una camioneta familiar que se rehusaba a repetir las líneas cuadradas de las entonces dominantes formas robustas. De hecho, sus creadores le adjudicaron el título de “crossover" por la suavidad de su línea, una clasificación que pronto se extendería a las nuevas SUVs sin importar el tamaño u orientación.

 

 

A primera vista destaca su bella silueta; hay rastros ya apreciados tanto en los sedanes grandes de la casa como en sus hermanas. Pero lo que sí llama la atención es que la cabina también nos resulta tremendamente familiar. La disposición al volante continúa siendo muy dominante y fácil de acomodar. Los mandos recuerdan mucho a su hermano el Altima, mientras el tablero, pese a su juego curvilíneo hacia los primeros usuarios, tampoco despliega cosas nuevas.

 

 

En cuanto a espacio interior, abunda si miramos su clasificación como mediana. Las dos filas permiten el acomodo de pasajeros de casi cualquier talla y sin merma de una cajuela, que igualmente posee suficiente volumen para espíritus viajeros.

 

Los acabados son muy buenos, califican de buen gusto pero no alcanzan ese carácter de premium. Todavía lucen un tanto desfasados a lo que hemos apreciado en su hermano lujoso el Máxima.

 

 

Su movilidad corre por cuenta de un veterano pero efectivo V6 de 3.5 l, atmosférico, cuya potencia de 252 HP es administrada por una transmisión tipo CVT. Una fijación de la casa por explotar al máximo la sinergia productiva con Jatco. Nuevamente, no es la mejor solución para tan eficaz planta de poder aunque así son las directrices de la gerencia técnica de la casa.

 

 

Si bien el propulsor eroga suficiente energía para desplazamientos a buen ritmo y la caja ya dispone de un escalonamiento simulado para que supongamos que tenemos una automática tradicional bajo el pomo, la verdad es que la respuesta de la CVT no es lo mejor del conjunto; pero es salvada por el brioso y efectivo V6.

 

 

Donde sí ayuda la construcción simplificada de la CVT es en las vías rápidas, donde no resulta difícil lograr rendimientos de combustible del orden de los 15 km/l. Muy buenos si consideramos que el ejemplar analizado montaba tracción integral y su peso se acerca a los 1,800 kg.

 

 

Si hablamos de comportamiento en curvas, las cosas apuntan a muy bien, pues a la actitud noble y predecible se suma una dirección no tan rápida, pesada en las maniobras lentas, pero que otorga ese aplomo tan deseado de una camioneta familiar de buen tamaño. Sus frenos están a la altura, con una respuesta decente a uso normal, pero inmediata en el caso de la frenada de pánico. Muy buena sensación, virtud de un tacto bien afinado.

 

 

La marcha califica de firme, sin esas oscilaciones que nos aíslan de lo que ocurre entre las ruedas y el piso. Ello permite conectarnos mejor en el caso de que procuremos una conducción expedita, con tintes de agilidad aunque sin acercarse a las cualidades dinámicas de una SUV de corte realmente deportivo.

 

 

La renovada Murano –renacida diríamos con mayor certeza–, arriba a los escaparates mexicanos en abril próximo en dos versiones, cuyo rango de precios va de los 640 mil a los 727 mil pesos. Y nuevamente no tendrá tantos rivales directos como antes pero sí habrá opciones de consideración, máxime si valoramos que su ausencia puede pesarle a los responsables de su comercialización en el país. Veremos qué tan buena recepción le brinda el consumidor mexicano. 

 

Unidad probada

727,000 pesos (a fecha de la publicación)

 

NOS GUSTA

-      Estampa sólida

-      Espacio interior

-      Calidad de marcha

 

NOS GUSTARÍA

-      Una caja automática real

-      Tablero nuevo

-      Dirección menos pesada

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: V6, 3,498 cc

Potencia máxima: 260 HP a 6,000 rpm

Par máximo: 325 Nm a 4,400 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, CVT

Tracción: Integral permanente

DIMENSIONES

Peso vacío: 1,845 kg

Tanque de combustible: 72 litros

Largo x ancho x alto: 489 x 191 x 172 cm

Distancia entre ejes: 282 cm

Cajuela: 880 litros

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 0 msnm)

0 a 400 metros: 16.17 s

Rebase 80 a 120 km/h: 4.98 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 41.2 m

Consumo medio: 8.7 km/l

 

 

Nuestros destacados