Nissan Kicks 2017: lanzamiento en México

nissan-kicks-1.jpg
nissan-kicks-1.jpg

Por Manuel Fernández

 

Construida sobre la plataforma de automóviles subcompactos que también da vida a los Versa, March o Note, la Kicks llega a cumplir el papel de un SUV de reducidas dimensiones que tenga un rango de uso mucho más amplio que el Juke, pues contrario a éste último, se enfoca más hacia un precio competitivo, un motor de bajo consumo y un mayor espacio interior. Por dimensiones (429 de largo por 176 de ancho y 159 cm de alto), el Suzuki S-Cross es uno de sus rivales más similares. La novedad de Nissan queda a medio camino entre un hatchback con mayor despeje al suelo y un SUV subcompacto, que tiende a ser algo más alto, pues siguiendo con los Suzuki, está el mismo ejemplo de la Vitara, aunque también se puede mirar una Creta, un Kia Soul, una Duster o la Trax.

 

Si bien su motor es un cuatro cilindros aspirado de 1.6 litros, no es exactamente el mismo que usan sus hermanos de gama, pues hay mejoras para que entregue una potencia de 118 caballos a 6,300 vueltas y un torque de 149 Nm a 4,000 rpm.

 

 

La versión de acceso equipa una caja manual de cinco velocidades, mientras las demás recurren a una automática CVT del proveedor Jatco (ubicado en la misma planta Aguascalientes 1 donde se hace el auto) programada específicamente para este modelo.

 

En otros apartados mecánicos, la suspensión trasera es de eje torsional como en otros vehículos del segmento y los frenos de atrás son de tambor, característica que delata que parte de la base de un subcompacto y que es consecuente al peso vacío, que va de 1,103 kilos en la Kicks manual a 1,129 en la CVT. La tracción es siempre al eje delantero (casi ninguna rival se ofrece con AWD en México).

 

 

Por equipamiento, las versiones Sense y Advance equipan dos bolsas de aire y frenos ABS, mientras que el control de estabilidad (VDC en Nissan) es opcional junto a funciones adicionales como un control activo de trazo, descrito por Nissan como un sistema para reducir el subviraje a través de la aplicación de los frenos al entrar o salir de un giro, lo que viene siendo la función normal de un control de estabilidad en caso de que el eje delantero pierda agarre.  

 

Otras funciones incluidas en el paquete opcional es el freno activo del motor, que interviene en la retención del mismo para asistir a los frenos al bajar en una pendiente pronunciada o al llegar a una curva cerrada (otra función normal en varias cajas automáticas) y, por último, otra que monitorea la calidad de marcha y al pisar un bache o un tope, frena sutilmente para lograr así un andar más cómodo y homogéneo. 

 

Estos sistemas descritos anteriormente ya vienen de serie en las Kicks Exclusive y Bitono, que de paso agregan bolsas de aire laterales y de cortina y un conjunto de cámaras que simulan una visión periférica al estacionar. La manual es la única sin sensores de reversa.

 

En cuanto a comodidad, las Nissan Kicks Sense y Advance incorporan aire acondicionado manual, vestiduras en tela, cuatro bocinas o radio con entrada auxiliar, Bluetooth y puerto USB. Las Exclusive y Bitono suman asientos en piel, dos tweeters además de las mencionadas bocinas, pantalla táctil con integración de smartphones y navegador, climatizador automático o volante forrado en piel.  

 

Los precios de la Nissan Kicks en México son los siguientes:

 

Sense manual: 283,900 pesos

Advance CVT: 308,000 pesos

Exclusive CVT: 348,700 pesos

Bitono CVT: 353,700 pesos

 

Los mejores vídeos