Nissan GT-R Nismo 2017, presentación

nissan-1.jpg
nissan-1.jpg

Por Santiago Álvarez (@santi_al91)

 

Conservando los cambios ya mostrados en la versión estándar del GT-R, Nissan propone una nueva edición Nismo de su potente cupé deportivo. Aunque el conjunto mecánico no sufre alteraciones, la marca modificó lo necesario para afinar el manejo.

 

Estéticamente cuenta con una parrilla más grande (con el fin de optimizar la refrigeración del propulsor), defensas en fibra de carbono y un nuevo paquete aerodinámico, compuesto por alerones inferiores y faldones laterales, que se encargan de mejorar el flujo de aire sobre la carrocería, aumentar la carga aerodinámica e incrementar la estabilidad a alta velocidad. También hay rines de diseño diferente y un spoiler posterior más agresivo. 

 

 

La cabina tiene varias piezas recubiertas en alcántara (como el volante o el apoyabrazos) y algunos elementos en fibra de carbono, como el mando que gestiona la pantalla táctil de ocho pulgadas. Nissan también menciona la adición de unos asientos deportivos Recaro, cuya estructura es de fibra de carbono y tienen vestiduras de alcántara/cuero con costuras rojas.

 

El fabricante indica que, con el aumento de la carga aerodinámica (no se precisa la cifra), tuvo que modificar los amortiguadores, muelles y barras estabilizadoras. Con ello, asegura que la sensación de manejo fue mejorada respecto a su predecesor y el GT-R Nismo resulta ser 2% más ágil en las curvas que el GT-R estándar. Así mismo, esta variante cuenta con el sistema de amortiguación variable DampTronic del especialista Bilstein.

 

Bajo el cofre conserva el propulsor turbocargado VR38DETT de seis cilindros en V y 3.8 litros, que produce 600 HP y está unido a una caja automática de doble embrague y seis relaciones. Nissan precisa que estas modificaciones convierten al GT-R en un auto más equilibrado, que ofrece mejor comportamiento general y brinda un manejo más preciso a alta velocidad.

Los mejores vídeos