Nissan GT-R 2017: lanzamiento en México

gtr-frente.jpg
gtr-frente.jpg

Por Javier García Galván (@javogruexo)

 

 

El heredero de las glorias del Skyline llega por fin a nuestro país para comenzar a ser distribuido a partir de abril próximo. Ya en nuestra edición de julio de 2016 habíamos anticipado la llegada del anhelado japonés, y lo confirmamos los primeros días de marzo visitando las sorprendentes instalaciones del Nissan ATC (Centro de Pruebas Nissan) en Phoenix, Arizona. Y lo mejor, manejando el nuevo GT-R.

 

 

 

 

El GT-R es un auto global, el modelo que tendremos en México será exactamente el mismo que se vende en todo el mundo. Un motor V6 de 3.8 l con doble turbo que entrega 565 hp y 467 lb-pie de torque hacen del GT-R un auto sumamente contundente en aceleración. La suspensión está apoyada en un sofisticado sistema Blistein DampTronic que gestiona de manera inteligente la fuerza de amortiguamiento. Cabe mencionar que el motor es ensamblado a mano, de inicio a fin, por un “Takumi”, un ingeniero artesano altamente calificado a través de los años para realizar esta actividad; solo hay 5 de ellos.

 

 

En lugar de la tradicional distribución de torque 50/50 en los vehículos de tracción total, el sistema del GT-R es controlado electrónicamente para proporcionar cerca del 100% del torque a las ruedas traseras. Este porcentaje puede variar dependiendo del modo de manejo elegido y de las condiciones del terreno, lo que significa que proporciona sensaciones deportivas muy similares a las de un tracción trasera pero con todas las bondades y seguridad que ofrece un “All wheel drive”. 

 

 

 

 

Ofrece tres modos de manejo: “Normal”, que configura la suspensión y respuesta del motor pensado en el día a día, dando confort y un andar suave; el modo “R” está pensado para entregar el máximo desempeño en pista, suspensión rígida y una respuesta de potencia y torque extraordinarios; “Save”, orientado a la conducción de larga distancia, ofrece mejores consumos, un torque suave y suspensión confortable.

 

 

Toda la potencia del GT-R es controlada por una transmisión de 6 velocidades con doble embrague que está ubicada en la parte posterior, bajo las bancas traseras, para mejorar el centro de gravedad. El conductor tiene posibilidad de elegir modo automático o manual secuencial con paletas al volante. Los cambios de marcha en modo “R” se hacen en un parpadeo, apenas 0.15 segundos. Para asegurar una lubricación óptima se emplea un sistema de cárter seco que reduce la fricción y mantiene flujo constante, punto importante si consideramos las fuerzas G que se pueden conseguir al exigirle su poder manejando en pista.

 

 

La carrocería, construida en base a una aleación de acero, carbono y aluminio, fue mejorada en algunos puntos y equipada con faldones. La superficie inferior está parcialmente cubierta por paneles, lo que significa una superficie inferior virtualmente plana que mejora la circulación del aire en modo deportivo. Todo esto, en conjunto con las salidas de aire y el alerón trasero, mejoran la aerodinámica del GT-R y lo mantienen pegado al piso. Su eficiencia en este rubro alcanza un coeficiente de fricción de apenas 0.26.

 

 

 

 

El interior fue notablemente mejorado en relación a la edición anterior, su cabina es elegante, deportiva y silenciosa gracias a un sistema inteligente de cancelación activa de ruido que anula los sonidos no deseados. El audio incluye 11 bocinas y está firmado por Bose. Los asientos de cubo sujetan a la perfección, están forrados en piel napa.  La distribución, control y visualización de los controles es muy buena, y sobre todo, vasta; uno puede leer datos del turbo, dinámicas del chasis, fuerzas G, temperaturas, presión de aceite, etc, etc. 

 

 

El Nissan GT-R llega, en una sola versión “Premium”, a refrescar el mercado de los súper autos en nuestro país. Se venderá a aquellos afortunados que puedan desembolsar 2.6 millones de pesos, y podrán elegir entre tres colores de carrocería: blanco, naranja metálico (blaze metallic) y plata. Los interiores podrán ser naranja o negro. Un precio alto, pero aun así competitivo para lo que es.

 

Nuestros destacados