Nissan avanza en el uso de etanol

nissanleaflogo.jpg
nissanleaflogo.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

En el pasado Salón de Tokio, Carlos Ghosn, CEO de Nissan, afirmó que se tomaría con calma el ingreso al nicho de los vehículos a pila de combustible, para centrar los esfuerzos de la compañía en sus vehículos eléctricos. Ahora, la firma nipona sorprende revelando su último desarrollo.

 

La mayoría de los vehículos con pila de combustible, aprovechan el proceso químico de combinar hidrógeno (un combustible) con oxígeno (un oxidante) para formar agua (un producto electroquímico), mismo que suministra corriente a un circuito externo (el auto). Nissan, en colaboración con Daimler y Ford, ha estado trabajando en el desarrollo de nuevos procesos para este tipo de tecnología, como una alternativa a la baja red de distribución del hidrógeno, principal obstáculo para la popularización de los modelos existentes, ya que debe almacenarse a alta presión.

 

 

El sistema denominado e-Bio, obtiene el hidrógeno a partir de etanol mediante una oxidación sólida, lo que no suena descabellado cuando la molécula de este compuesto (en estado puro) está formada por seis átomos de hidrógeno, uno de oxígeno y dos de carbono (CH3-CH2-OH). El etanol podría estar mezclado con hasta un 55% de agua, a decir de Nissan, lo que lo haría mucho más barato que la gasolina. Actualmente, el llamado Bioetanol, obtenido de diversas plantas, es muy popular en Brasil y en ciertas regiones de Asia como un medio para aumentar potencia.

 

El sistema aún debe de perfeccionar su gestión de calor, pues los cambios de temperatura afectan la durabilidad y toma tiempo alcanzar la temperatura óptima, que es elevada. El e-Bio no es un sistema cero emisiones como el convencional que usa hidrógeno (recordemos los dos átomos de carbono), aunque las plantas de donde proviene el etanol lo producen al absorber bióxido de carbono del ambiente. La celda de combustible también podría usar gas natural, el cual está compuesto en su mayor parte por metano (CH4). El nuevo sistema podría llegar a las calles en 2020.

 

Nuestros destacados