NAIAS 2018: Mercedes-Benz Clase G 2019

mercedesbenzclasegdtmlucwumaaqiwa.jpg
mercedesbenzclasegdtmlucwumaaqiwa.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

A finales de los años noventa, comenzó una moda denominada “Retro” cuyos últimos vestigios los podemos ver en el VW Beetle de segunda generación o el Dodge Challenger. Reinterpretar las líneas del pasado se volvió una forma fácil de sumar el bagaje histórico de un clásico a un modelo nuevo.

 

 

Sin embargo ¿Qué pasa cuando el ícono lleva casi cuatro décadas con su fórmula básica inalterada? La respuesta que Daimler muestra en el NAIAS 2018 ha sido llevar lo retro a un límite extremo. Las formas cuadradas, los faros redondos enclaustrados, las luces indicadoras sobre las salpicaderas, el parabrisas casi plano, los flancos verticales, las molduras laterales, el estribo en línea con la salpicaderas, la rueda de repuesto en el portón trasero, e incluso los sugeridos canales de desagüe sobre las puertas, todo nos habla de un vehículo antiguo, pero no, esta Clase G es totalmente nueva de punta a punta.

 

 

Para comenzar, es 53 mm más larga y 121 mm más ancha que su predecesora, con lo que no sólo luce mejor proporcionada, sino que ofrece un mejorado espacio interior (15 cm para las piernas de los pasajeros), sin perder la generosa altura de modelos anteriores. El interior también recibe una ergonomía del siglo XXI y, como cabe esperar del nivel de precios en el que se desenvolverá, materiales de primera como piel, aluminio, madera y fibra de carbono.

 

 

Instrumentos analógicos son de serie, pero se puede pedir la pantalla digital que replica las medidas de la del sistema de infoentretenimiento, 12.3 pulgadas. Las opciones incluyen asientos calefactados, ventilados y con masaje, sistema de sonido con 16 parlantes y cuero Nappa. Ángulos de entrada y salida de 31º y 30º, una altura libre de 24 cm y una profundidad de vadeo de 70 cm nos hablan de que mantiene sus capacidades todoterreno (y que todavía tendrán que “escalar” para acceder al interior).

 

 

Las variantes de lanzamiento ofrecerán un motor V8 4.0 litros con 416 HP y 609 Nm (450 lb-pie), con una transmisión automática de nueve velocidades (antes siete) con cinco modos de manejo. A pregunta expresa –nada menos que de Arnold Schwarzenegger-, Dieter Zetsche, CEO de Daimler, indicó que no se descartan variantes electrificadas en el futuro cercano. Conserva el marco de escalera y tendrá de serie tres diferenciales con bloqueo, mientras que, como concesión a la modernidad, ahora la suspensión delantera es independiente.

 

 

El peso, otra de sus áreas de oportunidad, se reduce hasta en 170 kg, mientras que la dirección es electromecánica de piñón y cremallera en lugar de bola recirculante. El lanzamiento se dará antes que termine el 2018, en Alemania, los precios comenzarán en 107,040.50 Euros (2.47 millones de pesos).

 

https://www.youtube.com/watch?v=fQN2oSANvDI

 

Nuestros destacados