MINI John Cooper Works Paceman: prueba de manejo

AU228-MINI-Paceman-JCW-1.jpg
AU228-MINI-Paceman-JCW-1.jpg
Lo que deja lugar a que casi toda la familia pueda manejar el Paceman JCW de papá es la transmisión automática de seis relaciones que facilita mucho la conducción, haciéndola divertida y disminuye el riesgo de castigo innecesario a la caja.
 
El Paceman luce notable desempeño dinámico, su actitud en curva apunta por un sutil subviraje en tanto las asistencias mantienen todo bajo control. Sólo un exceso en o falta de prudencia harán que la trasera quiera adelantársenos para llegar antes que el conductor.
 
Este crossover observa una marcha ligeramente más cómoda; hay menos sobresaltos al discurrir por una maltrecha avenida o calle descuidada. No se sufre tanto al volante con esos topes. A tono los frenos, que apenas asoman fatiga tras una sesión intensa de nuestras habituales pruebas. Excelente tacto y distancias muy competentes.
 
Como todo buen auto de capricho, el MINI Paceman JCW dispara el anhelo de posesión en los apasionados del automóvil, que sólo su elevado precio hará que la sensatez regrese al orden. A menos que el presupuesto familiar sí otorgue el visto bueno para su compra.
 
NOS GUSTA
Aspecto atrevido
Energía del motor
Calidad de marcha
 
NOS GUSTARÍA
Precio más razonable
Acabados menos delicados
Mejor visibilidad atrás
 
 

Resumen técnico

 

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 1.6 l, turbo

Potencia máxima: 218 hp a 6,000 rpm

Par máximo: 280 Nm a 1,900 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, seis velocidades

Tracción: Integral permanente

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 412 x 178 x 152 cm 

Distancia entre ejes: 259 cm

Cajuela: 330 litros

Tanque de combustible: 47 litros

Peso vacío: 1,420 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 15,96 s

Rebase 80 a 120 km/h: 5,51 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 40.94 m  

 
 
Los mejores vídeos