MINI Clubman Scrambler Concept, presentación

mini-1.jpg
mini-1.jpg

Por Santiago Álvarez (@santi_al91)

 

Aunque se espera que pronto debute la nueva generación del MINI Countryman, la crossover de la casa anglo-germana, se ha querido explorar la idea de un Clubman con estética todoterreno, que por ahora no anticipa ningún modelo de producción.

 

El punto de partida fue un Cooper S Clubman ALL4, al cual se le añadieron unos antinieblas auxiliares, llantas de tacos y unas molduras de plástico sin pintar para proteger los bajos de la carrocería. También cuenta con unos rines de cinco radios y una canasta sobre el toldo.

 

Elementos como el techo, los rines y las cubiertas de los espejos han sido pintados en negro brillante, en contraste con el color gris mate de la carrocería. Dicha paleta de colores emula a la empleada por BMW en la motocicleta que inspiró este concepto.

 

Lo mismo sucede con el interior, pues aunque su diseño y la disposición de los mandos sigue siendo el mismo de los demás Clubman, tiene cambios en las vestiduras (mixtas de alcántara/cuero), el recubrimiento del toldo y las superficies de diversas piezas de la cabina, cuyo color marrón es idéntico al del sillín de la R NineT Scrambler.

 

Bajo el cofre no se efectuaron cambios en el motor turbocargado de cuatro cilindros y dos litros, que produce 192 HP y está unido a una transmisión automática de ocho cambios, la cual envía la potencia a las cuatro ruedas a través del sistema de tracción total ALL4.

Los mejores vídeos