Mercedes-Benz S500: prueba de manejo

AU232-MB-S500-1.jpg
AU232-MB-S500-1.jpg
Un sedán de carácter que conforme a las nuevas reglas de motorización ecológica, dispone de un V8 biturbo de 4.4 l y 455 hp y que, siendo honestos, resultan ahorrativos sólo si practicamos una conducción suave y continua, propia de autopistas largas sin complicaciones. 
 
Si bien la dirección, la fiel transmisión, el chasis y la energía del propulsor permiten ritmos divertidos en vías de mediana exigencia, cuando las curvas reducen su radio de giro aflora un fino subviraje consecuencia de su considerable masa a pesar de la exacta corrección que percibimos al volante.
 
Es increíble la calidad de marcha que otorga la suspensión neumática y eso que nuestro ejemplar analizado no montaba el último sistema que monitorea instantáneamente las condiciones del camino y ajusta la amortiguación. Sorprenden los frenos por su excelente tacto y mejor control.
 
Si bien todas sus amenidades y artilugios electrónicos marcan un paso adelante en el concepto futurista del automóvil, el S500 simboliza élite. Por eso su precio de 2´230,000 pesos queda al alcance de unos privilegiados que podrán tener un auto de este calibre.
 
NOS GUSTA
Nivel de equipamiento
Respuesta del tren motor
Calidad de materiales
 
NOS GUSTARíA
Más ahorro de combustible
Cajuela más grande
El Magic Body Control
 
 

Resumen técnico

 

MOTOR

Tipo/cilindrada: V8, 4.7 l, turbo (2)

Potencia máxima: 455 hp a 5,500 rpm

Par máximo: 700 Nm a 1,800 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, siete velocidades

Tracción: Trasera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 524 x 189 x 149 cm

Distancia entre ejes: 316 cm

Cajuela: 510 litros

Tanque de combustible: 80 litros

Peso vacío: 2,015 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 14.30 s

Rebase 80 a 120 km/h: 3.71 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 39.9 m

 
Nuestros destacados