Mercedes-Benz GLS, presentación

mercedesbenzgls21606.jpg
mercedesbenzgls21606.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

Recién les presentamos a las SUVs de Mercedes-Benz GLE, GLE Coupé y GLC, la cuales vienen a sustituir a las ML y GLK en la alineación del fabricante; en el primer caso no podemos hablar de una generación totalmente nueva, sino una revisión profunda que afectó no sólo la nomenclatura, también la lámina exterior y el interior.

 

Ahora le sucede lo mismo a la Clase GL, la cual recibe un profundo lavado de cara de media generación y de paso cambia de nombre para amoldarse a la nueva nomenclatura de Daimler, en la que las SUVs reciben las letras “GL” más la letra que identifica al sedán equivalente, con lo que la GL pasa ahora a llamarse GLS.

 

 

La gran SUV mide 5.13 metros de largo, con lo que sus principales rivales serían la Audi Q7, La Cadillac Escalade, la Toyota Land Cruiser, la Range Rover y la Infiniti QX80. En otras latitudes habrá disponible un motor diésel de 258 CV, junto con los modelos a gasolina, un V6 de 333 CV, un V8 de 455 CV (20 caballos extra) y el 63 AMG de 585 caballos (28 más). Ahora todas las variantes mecánicas irán acopladas a una caja de nueve velocidades, salvo la AMG que conserva la de siete cambios, con lo que si bien los motores apenas sufren modificaciones, se obtiene una mejora, al menos en cifras oficiales, tanto en prestaciones como en consumo.

 

 

Exteriormente lo que más cambia es el frontal, que recibe unos faros y parrilla más redondeados, al estilo de los últimos lanzamientos de la marca, incluyendo sus hermanas menores. Al interior, además de un nuevo volante y nuevas salidas de aire, se abandona la pantalla central insertada en el tablero para quedar ahora como una “tableta flotante”, mientras que la interface con mando giratorio y panel táctil también se hereda de los modelos más recientes de Mercedes. Tanto espacio para pasajeros como cajuela permanecen inalterados.

 

 

Existen cinco modos de manejo que afectan la respuesta de la transmisión, el motor, la dirección, así como el sistema de tracción total 4MATIC y la suspensión neumática AIRMATIC, estos dos últimos de serie: Sport; Confort; Slipery para cuando existe falta de adherencia, como en lluvia o nieve; Individual que se puede ajustar a gusto del conductor; y Off-Road, para esos lugares en donde termina el territorio asfaltado. Existe un paquete opcional Off-Road Engineering Package, el cual añade reductora, diferencial central bloqueable y un despeje al suelo de más de 30 centímetros. También es opcional el Active Curve System con barras estabilizadoras activas; a estos se añaden todos los sistemas de asistencia a la conducción como monitoreo de punto ciego, frenado preventivo o advertencia de tráfico cruzado.

 

Mercedes-Benz define a la GLS como “la Clase S de las SUVs”, algo que podría ser superado por la esperada Maybach de las SUVs en su alineación, dado que las camionetas de hiperlujo, como la Bentley Bentayga, comienzan a pulular. Las ventas comenzarán este mes, aunque las entregas, al menos en Europa, iniciarán en marzo de 2016. Tendremos que esperar un poco más para verla en nuestro país.

Los mejores vídeos