Mercedes-AMG S 65 Cabriolet, presentación

mercedesamgs65cabriolet201702.jpg
mercedesamgs65cabriolet201702.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

Mercedes-Benz continúa aumentando su oferta de descapotables y tras la promesa del SLC para el NAIAS de Detroit y la renovación del SL, complementa la gama de su totalmente nuevo Clase S Cabriolet con la adición de una variante más; la AMG S 65 Cabriolet.

 

 

Al igual que sus hermanos S 65 Sedán y Coupé, el nuevo modelo va varios pasos más allá del S 63 AMG (V8 5.5 litros 577 hp y 664 lb-pie de par) y recibe un V12 biturbo de 6.0 litros con 621 hp (630 CV) y bestiales 737 lb-pie de par, mismo que también podemos encontrar en el SL65 y la G65 AMG, construido totalmente a mano por un artesano en la planta de Mannheim.

 

 

Como no podía ser de otra forma, recibe de serie las opciones más refinadas de sus “hermanos menores”, como la capota automática de tres capas disponible en cuatro colores que puede plegarse y desplegarse a velocidades de hasta 50 kilómetros por hora en sólo 17 segundos, el sistema Airscarf que envía aire caliente al cuello del pasajero, separador automático de espacio de cajuela, descansabrazos calefactables, suspensión deportiva neumática Airmatic, head-up display, rines cromados de 20 pulgadas, vistas cromadas en la fascia, frenos carbonocerámicos, escapes dobles cromados y una ligera batería de ion-litio para tratar de compensar el peso del enorme motor.

 

 

A diferencia del S 63, el S 65 AMG envía la potencia exclusivamente al eje posterior, vía una transmisión automática de siete cambios con tres modos de manejo, con la que el gran cabrio de más de dos toneladas alcanza el 0 a 100 en 4.1 segundos; la velocidad máxima está limitada a 250 kilómetros por hora, aunque con el Driver’s Package puede llegar a 300.

 

 

El Mercedes-AMG S 65 Cabriolet estará disponible a partir del segundo cuatrimestre del siguiente año con precios aún por anunciar, pero que serán ligeramente superiores a los de su hermano Coupé (4.3 millones de pesos); sus únicos rivales serían el Continental GTC con motor W12 y el también nuevo Rolls-Royce Dawn, el “hermano menor” del Phantom Drophead Coupé.

Los mejores vídeos