Lamborghini Aventador SV: lanzamiento en México

img_1716.jpg
img_1716.jpg

Por Ernesto Roy Ocotla

 

Una de las variantes más queridas dentro del seno de Lamborghini es sin duda la Superveloce. Previamente se pudo disfrutar de las mieles hiper deportivas en vehículos como el Miura, el Diablo o el Murciélago y ahora en la carrocería del Aventador.

 

El nombrado LP 750- 4 SV arriba anunciando una producción mundial limitada a 600 unidades, de las cuales México recibirá unas cuantas para beneplácito de muy pocos. Al tratarse de una preparación deportiva sobre un vehículo de altas prestaciones, las cifras son increíbles: motor V12, 750 HP (es decir, una ganancia de 50 caballos con relación a la versión “normal”), reducción de aproximadamente 50 kg de peso, aceleración de 0 a 100 km/h en 2.8 segundos y velocidad máxima superior a los 350 km/h.

 

El vehículo hipnotiza al tenerlo de frente. La fascia específica, los masivos rines de 20 pulgadas adelante y 21 pulgadas atrás, el difusor trasero con cuatro salidas de escape al centro y un indiscreto pero funcional alerón hacen que mirarlo tome unos minutos para disfrutar de cada uno de los detalles.

 

Adentro la historia continúa con alcántara al por mayor. Los controles de prácticamente todo se condensan en la consola central, pues las puertas están recubiertas de fibra de carbono y lo único que resalta es la cinta que se utiliza para abrirlas; asientos tipo cubo de competencia con detalles en rojo reciben nuestra figura y el procedimiento para entrar y salir es un reto por lo bajo y estrecho del acceso, pero sin duda, ya estando adentro te encuentras en un universo paralelo.

 

Lograr traccionar en la aceleración plena es un tema cuando se tiene tanto poder disponible. Es por esto que la marca del toro equipa al SuperVeloce con tracción integral Haldex de cuarta generación y transmisión ISR de 7 cambios que realiza las transiciones entre marcha y marcha en la barrera de las 50 milisegundos.

 

Hablando de suspensiones, encontramos la afamada push rod con muelles de rigidez variable para ajustar mejor su comportamiento al estado del camino y por otra parte, garantizar que los rodillos que lleva por ruedas se mantengan pegados al asfalto en todo momento.

 

Habrá dos variantes disponibles, la coupé que tendrá un precio de 645,000 dólares (unos 11 millones de pesos) y la roadster, cuyo precio es de 715,000 dólares, es decir, unos 12 millones de pesos.

Los mejores vídeos