La Mazda CX-9 inicia producción

mazdacx9201634.jpg
mazdacx9201634.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Durante el pasado Salón de Los Ángeles celebrado en noviembre, uno de los vehículos más importantes fue la Mazda CX-9. La marca japonesa por fin renovaba su longeva SUV mediana de tres filas de asientos, además de combinar por primera vez su tecnología de motores SKYACTIV con la inducción forzada, esto, en lo que toca a motores de gasolina.

 

 

La producción del modelo ha dado comienzo en la planta de Ujina en Hiroshima. Las primeras unidades producidas están destinadas a los Estados Unidos y Canadá, pues se espera que esta región represente el 80% de las ventas mundiales de la CX-9, de la que se planean producir unas 50,000 unidades al año; al ser un vehículo de menor demanda que la CX-5 en mercados como Europa y Japón, su llegada a Latinoamérica no debería verse tan retardada como sucedió con el modelo compacto, cuya oferta tardó varios meses en poder satisfacer los pedidos.

 

 

La CX-9 se convierte en el buque insignia de la marca, no sólo por ser el modelo más grande y potente, sino por ofertar lo último de la tecnología SKYACTIV y la filosofía de diseño Kodo; contará con los mejores acabados y materiales disponibles en la gama del fabricante y, tanto o más importante, un nuevo motor SKYACTIV-G de 2.5 litros de inyección directa con turbocompresor, el cual erogará 250 caballos de fuerza y 310 lb-pie de par; la marca no lo ha especificado, pero esperamos que en el mediano plazo esta planta motriz llegue al Mazda6 y al esperado MazdaSpeed3.

 

 

La Mazda CX-9 iniciará ventas en el tercer trimestre del año en Estados Unidos y Canadá, con precios aún por anunciar; no debería tardar demasiado en llegar también a México.

 

Nuestros destacados