Kia Sorento 2016: primeras impresiones

lanzamiento-kia-sorento-1.jpg
lanzamiento-kia-sorento-1.jpg

Por Manuel Fernández

 

La Sorento arriba con dos configuraciones mecánicas, una 2.4 litros de 185 caballos que cuesta 367,000 pesos y un V6 de 290 hp que empieza en 468,000. Ambos impulsores son de inyección directa (GDI) y se asocian a una caja automática de seis velocidades. Las hay con cinco y siete puestos.

 

En nuestro caso, tuvimos la oportunidad de conducir la vertiente más completa de la Sorento, una V6 EX Pack con tracción integral permanente. Vale aclarar que todas las Sorento traen seis bolsas de aire y control de estabilidad. Puede haber además monitoreo por cambio involuntario de carril, detector de objetos en el punto ciego, control de crucero activo con alerta por colisión frontal, freno de mano eléctrico o un conjunto de cámaras que simulan una vista superior de la camioneta, facilitando maniobras todoterreno delicadas o de estacionamiento en lugares muy estrechos. Los asientos de la primera y segunda hilera pueden incluir calefacción, con la opción de sumarle ventilación a los primeros.

 

 

Desde las versiones con menos equipamiento ya se maneja un buen nivel de acabados, que comprende abundancia de materiales mullidos en la gran mayoría del tablero (la zona superior simula cuero con unas costuras) y las cuatro puertas, en complemento con imitaciones madera o negro piano y asientos en piel perforada. La EX Pack presentaba, adicionalmente, un techo con un tejido más suave que cubría de paso los postes A y B, sumándose a una iluminación interior LED. En cuanto a remates y ergonomía general está perfectamente a la altura o mejor que sus rivales y deja en evidencia que se trata de la tercera generación de esta SUV en el mercado global.

 

Detalles como el cristal doble en las puertas delanteras nos anticipan una muy buena insonorización, que esperamos medir junto a otros aspectos como la habitabilidad apenas contemos con una unidad de pruebas.

 

La orientación para un mercado como el norteamericano salta a la vista, como primera impresión, con el funcionamiento transmisión automática, que resulta excelente por suavidad entre transiciones pero lenta en reaccionar en modo manual (casi que solo sirve para retener, mejor reducir para adelantar con el kick-down) y con unas relaciones largas entre cambios, al punto de que casi todo se termina haciendo en tercera, ya sea a velocidades crucero en autopista o en tránsito en carretera o ciudad. El V6 entrega lo mejor de sí muy arriba de las 4,000 vueltas, con una aceleración más que suficiente, si bien no contundente.

 

 

Otro factor a destacar es la calidad de marcha, pues la Sorento no resulta en absoluto torpe al superar sus ritmos lógicos como vehículo familiar, con un andar de gran filtrado, pocos nerviosismos y muy poca tendencia a flotar en desniveles. La dirección, de modos de asistencia graduables asociados a la tendencia de la caja a mantener regímenes más altos (Eco, normal y Sport) está bien calibrada en términos de rapidez y precisión.

 

Esta crossover se plantea como una competencia a SUVs de tres filas de asientos como la Nissan Pathfinder, la Mazda CX-9, la Toyota Highlander o la Ford Explorer, entre otras varias.

 

Los mejores vídeos