Ford Ranger 2017: primeras impresiones

ford-ranger-pi-1.jpg
ford-ranger-pi-1.jpg

Por Manuel Fernández (desde Iguazú, Argentina)

 

 

Ver lanzamiento para México

 

 

Más allá de algunas modificaciones en su apariencia y equipamiento, lo más interesante de este facelift a la vigente generación de la Ranger es la introducción para México del motor cinco en línea de 3.2 litros con 197 caballos y 470 Nm de torque, que ya estaba disponible en otros mercados pero era el gran ausente en la oferta local, especialmente ante rivales como la VW Amarok Bi TDI de 180 hp.

 

Antes de poder sentir la planta motriz, se organizó un recorrido todoterreno en medio de la selva en las cercanías a la frontera de Argentina y Brasil desde Puerto Iguazú. De entrada, uno de los mejores atributos que destacaron es una suspensión muy bien puesta a punto en el sentido de que no resulta tan saltarina al exigirla en constantes irregularidades incluso cuando se abordan a más velocidad de la recomendable. En asfalto se manifiestan esos pequeños brincos típicos de una suspensión pensada para el trabajo pesado, pero nada que afecte la comodidad general, más cuando los asientos están bien mullidos y el espacio interior en ambas filas sigue siendo de los mejores en la gama.

 

Adicionalmente, se pudo comprobar la capacidad de vadear ríos con hasta 80 centímetros de profundidad y la utilidad del bloqueo de diferencial trasero activable desde la consola para poder avanzar en situaciones de cruce de ejes.

 

 

El 3.2 sin duda es lo mejor del conjunto no solo por los promedios de consumo que es capaz de lograr a ritmos crucero entre 100 y 120 km/h (unos 10.5 km/l) con constantes pendientes y con la facilidad de superar los 1,000 kilómetros de autonomía, sino por el poco esfuerzo con el que mueve a la camioneta. Basta con tocar el acelerador y mantener el régimen entre 1,500 y 2,000 rpm y si acaso en alguna ocasión reducirá una marcha (de sexta a quinta, por ejemplo) y usando solo una pequeña fracción de su potencial. La caja reacciona con suficiente rapidez y en la modalidad deportiva es muy oportuna al retener en bajadas, aunque no es la más suave en su actuar.

 

Eso sí, tratándose de un propulsor con tanto torque nos hace desear que se contemple a futuro una versión con controles de tracción y estabilidad, pues será un buen margen de protección para una pick-up mediana que definitivamente tiene un desempeño por encima del promedio.

 

 

Los mejores vídeos