Ford Mustang Convertible: prueba de manejo

prueba-ford-mustang-convertible-1.jpg
prueba-ford-mustang-convertible-1.jpg

Por Ernesto Roy Fotos: Carlos Quevedo Edición para online: Manuel Fernández

 

https://www.youtube.com/watch?v=LQvNR92KzCQ

 

La cubierta desplegable representa un quinto de las ventas totales, además de mantenerse como el único convertible en el portafolio de Ford a nivel global.

 

El habitáculo, inspirado en aviones de combate históricos, ofrece detalles como la leyenda “Ground Speed” en el velocímetro y una posición de manejo que tiende a baja, casi clavada al piso del Mustang, por lo que la visibilidad hacia el frente nos deja en primer plano el prominente cofre casi en cualquier ajuste. Los asientos Recaro abrazan nuestra silueta con cierto apego, ofreciendo el suficiente soporte lateral para aguantar las acometidas violentas.

 

El menor de los detalles hace la mayor de las diferencias. Una manija sobre nuestra cabeza es el control para liberar los dos pestillos que unen la cubierta con el marco del parabrisas, llevando a cabo el resto del recogido mediante un botón que acciona un sistema electromecánico, para que tome apenas siete segundos disfrutar del convertible.

 

En este nuevo modelo se recurrió al techo de lona de cinco arcos, con una capa de material aislante de 10 milímetros de grosor para limitar el paso del sonido. No nos quedamos con la duda y decidimos constatarlo mediante el uso del sonómetro, registrando una diferencia en promedio de tres y cinco decibeles en relación al Mustang cerrado.

 

 

Instigador

 

Desde el arranque, el brío se deja sentir en la espalda baja, con un eje trasero que pone a prueba el temple de las asistencias y la estabilidad emocional de quien está tras el volante.

 

Adicional a la implementación de aceros de alta resistencia en la construcción de la estructura, se reforzó en 15% la rigidez torsional de la carrocería convertible. No hay tantos ruidos de rodaje como uno pensaría e incluso los decibeles de diferencia con el fastback son poco perceptibles. A velocidades superiores a los 140 km/h aparece turbulencia en la parte trasera, pero únicamente cuando se llega a una exigencia digna de pista, nada que en el día a día nos incomode.

 

Cuando prescindimos del techo, existen dos pequeñas tapas a los costados del mecanismo para que luzca mejor. El sistema tiene la bondad de no robar más espacio de la cajuela.

 

El momento para dejar salir la emoción nos llegó cuando con una ligera provocación, el pony americano demostró que su carácter no está para juegos. Racional no es la palabra que lo describe y nos lo deja bien en claro cuando activamos el modo Track. La dirección en el menor grado de asistencia y empezamos a hundir progresivamente el pie en el acelerador. Son 435 caballos que se dejan sentir hasta pasadas las 6,500 revoluciones por minuto.

 

Sin el techo, no hay limitante alguna para que el sonido grave y sostenido que exhala por las dos salidas de escape llene hasta el último hueco del habitáculo, sobre todo cuando se aprovecha la elasticidad del V8 aspirado llevando los cambios hasta la línea roja del tacómetro. La caja automática de seis marchas que transfiere todo ese empuje a las ruedas traseras es la SelectShift.

 

Una de las buenas noticias fue su futura comercialización en Europa, por lo que del otro lado del charco podrán disfrutar de un auto que en manejo se acerca a la competencia de aquellos lares. La dirección es un argumento más para lograr esta percepción, si bien no observa una precisión quirúrgica, responde rápido para guiar al convertible por caminos sinuosos.

 

Una pequeña zona de montaña fue ideal para conocer cómo se comportaba la suspensión trasera independiente. Una, dos, tres curvas y entonces no pudimos sino dar vuelta atrás y repetir la dosis. Llegar al límite requiere más de lo esperado. Pudimos superar 1G de fuerza lateral en el pequeño trayecto que recorrimos y en ningún momento nos hizo mayor extraño que un guiño de sobreviraje.

 

 

Se nota al Mustang con la disposición de continuar con el legado, ganar adeptos, empezar una historia personal con quien lo maneja invitándole a conocerse mutuamente. Tiene la capacidad para eso y que no se pase desapercibido a donde se vaya.

 

Unidad probada

692,900 pesos

 

NOS GUSTA

Cubierta de fácil operación

Ajuste del V8

Posición de manejo

 

NOS GUSTARíA

Menos turbulencia a altas velocidades

Dirección aún más precisa

Mayor visibilidad con techo puesto

 

 

Resumen técnico

 

MOTOR

Tipo/cilindrada: V8, 5.0 l

Potencia máxima: 435 hp a 6,500 rpm

Par máximo: 542 Nm a 4,250 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, seis velocidades

Tracción: Trasera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 477 x 191 x 137 cm

Distancia entre ejes: 271 cm

Cajuela: 322 litros

Tanque de combustible: 60 litros

Peso vacío: 1,768 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 14.99 s  

Rebase 80 a 120 km/h: 4.08 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 43.2 m  

Consumo medio: 9.1 km/l

 

Los mejores vídeos