Ford Fiesta 2018, presentación

fordfiesta201801.jpg
fordfiesta201801.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Tal como lo había prometido, Ford acaba de revelar el esperado Ford Fiesta de séptima generación en un evento denominado Go Further en Colonia, Alemania, encabezado por Mark Fields, CEO de la firma, en donde mostraron ediciones especiales para otros productos de la gama y hablaron de conducción autónoma, con pruebas a iniciar en Europa el siguiente año.

 

 

Podría discutirse ampliamente si estamos ante una nueva generación o un profundo facelift, pero en Ford aceptan que esta nueva iteración parte de la plataforma del modelo anterior, algo que no es raro en el mercado mundial; el Volkswagen Golf de sexta generación es una versión muy revisada de la quinta generación (plataforma PQ35).

 

 

Discusiones aparte, pese al diseño fuertemente evolutivo, encontramos diferencias como una parrilla y faros de formas ligeramente más orgánicas y contenidas, menos afiladas, mientras que las fascias cambian por completo; hay cuatro diferentes, con dos tipos de rejilla para la parrilla, con acabado metálico o negro para un total de cuatro tipos de acabados, denominadas Titanium, ST-Line (con apariencia de ST), Vignale (con acabados cuasi-premium) y Active Crossover, de pretensiones camperas. Además, hay un reborde más delgado para remarcar las salpicaderas, mientras que el cofre es más limpio.

 

 

De perfil, salvo por los estribos, no parece haber mayores cambios, con líneas de carácter y un área acristalada casi idénticas, salvo por el remate final. La trasera también cambia con un portón que parece más ancho gracias a un cristal que ahora cubre los postes, mientras que las calaveras triangulares, al menos en esta variante hatchback, dan paso a unas más tradicionales de configuración horizontal que se “parten” por la tapa, mientras que la fascia también luce más ancha.

 

 

Al interior, el panel de instrumentos pierde la cúpula doble para ganar una pantalla de información entre los relojes, mientras que tablero y volante cambian por completo para ofrecer un diseño más Techno. Además de la disposición de botones, el cambio más obvio es que la pantalla de infoentretenimiento es ahora más grande (ocho pulgadas) y va en posición flotante. Ofrece un sistema de sonido Bang & Olufsen y la última actualización del sistema de infoentretenimiento SYNC 3.

 

 

Para Europa, al parecer no habrá mayores sorpresas en el apartado mecánico y se conservarán los motores 1.0 litros de tres pistones (ahora con desactivación de cilindros) con potencias de entre 80 y 140 caballos, así como el 1.6 atmosférico de 120 HP y el 1.6 Ecoboost de 197 a 212 HP, aunque la entrega podría incrementarse ligeramente.

 

A falta de conocer la variante sedán, se espera que el Ford Fiesta, que ya cumple 40 años, inicie ventas el siguiente semestre en Europa y a finales del siguiente año como modelo 2018 en Norteamérica, más detalles se revelarán posteriormente.

 

Los mejores vídeos