Fallece Dan Gurney a los 86 años

gurney1.jpg
gurney1.jpg

 

Por Edmundo Cano (@EdCan0)

 

Dan Sexton Gurney, uno de los pilotos norteamericanos más exitosos, y también un legendario desarrollador de autos de carreras, falleció a los 86 años de edad debido a una neumonía. Comenzó su involucramiento con los automóviles en los años 50, en la floreciente cultura de los hot rods, comenzando como corredor callejero y luego de ¼ de milla, donde se volvió tan bueno manejando que consiguió sus primeros trabajos como piloto. Un día, un amigo suyo lo invitó a manejar su Ford 1940 modificado en un evento de hill climb, y el único intento de Gurney terminó siendo el 2do tiempo más rápido del evento, por encima de los deportivos europeos de cepa pura. Fue cuando se dio cuenta de sus cualidades tras el volante, y decidió buscar una carrera como piloto. 
 
 
Su primer evento internacional fue el primer Grand Prix de Riverside en 1957, donde al volante del Arciero Special, un Maserati Mistral modificado, logró el segundo lugar. Esto llamó la atención de Luigi Chinetti, el famoso importador americano de Ferrari, que lo invitó a correr en Le Mans en 1958, donde su auto no terminó debido a un accidente que involucró a su coequipero Bruce Kessler. Sin embargo, esta participación en Le Mans fue el comienzo de su ascendencia al estrellato, pues para 1959 ya estaba corriendo en Formula 1 para Ferrari. Debido a que no le gustaba el ambiente en la Scuderia, en 1960 corrió con BRM, y en 1961 con Porsche, año en que le dio a la marca la primera y única victoria en Formula 1 de su historia. Pasó otros fructíferos 3 años con Brabham, al terminar los cuales realizó uno de sus proyectos más significativos: la fundación de AAR.
 
 
Son las siglas de All American Racers, un taller de diseño y desarrollo de autos que abrió junto con su amigo Carroll Shelby. Juntos, Shelby y Gurney habían soñado con crear automóviles totalmente americanos que pudieran competir con lo mejor de Europa. Con respaldo de Goodyear, AAR creó el primer Eagle –el nombre de sus autos a partir de entonces- para Formula 1. Dotado de un motor Weslake –y conocido por tal razón como Weslake Eagle-, el auto capturó en 1967 la victoria en el Gran Prix de Bélgica, convirtiendo a Gurney en el único norteamericano en ganar una carrera de Formula 1 en un auto de diseño y manufactura propia. 
 
 
Sin embargo, esto es solo una parte de su historia. Mientras era piloto de Formula 1, gurney también corría, y ganaba regularmente, en otras categorías. Fue exitoso en la Indy 500, Champ Car, NASCAR y Can Am, donde manejó desde Ford Galaxies hasta prototipos que su compañía AAR ayudó a desarrollar. Pero sin duda su momento culminante fue la victoria que compartió con su compatriota A.J Foyt en las 24 Horas de Le Mans de 1967 al mando de un Ford GT40, en cuya celebración inventó el ahora infaltable ritual de rociar con champaña todo a su alrededor. Una semana después llegaría su victoria en la Formula 1 con el Weslake Eagle. 
 
 
En 1970, Gurney colgó el casco de piloto en Riverside, al mando del Plymouth Barracuda de Trans-Am desarrollado por AAR. También ese mismo año se retiró de la Formula 1 manejando para McLaren. Tras su retiro de las pistas, Gurney se dedicó de tiempo completo a administrar AAR, convirtiéndolo en uno de los desarrolladores de autos de carreras más prolíficos de Norteamerica, al mando del cual estuvo hasta 2011, cuando cedió el cargo a su hijo Justin. 
 
 
De las instalaciones de AAR salieron algunos de los autos de competición más exitosos de la historia del deporte motor norteamericano en las más variadas facetas: Indy, IMSA, Cart, Atlantic, cosechando victorias en eventos tan importantes como las 500 Millas de Indianápolis o las 24 Horas de Daytona, y ganando campeonatos en diversas disciplinas como la categoría GTU de IMSA para Toyota North America, cuyos autos preparados por AAR lograron 17 victorias consecutivas, y los campeonatos de pilotos y armadoras, en 1992 y 1993. El último desarrollo significativo en el que Gurney participó en activo fue el Delta Wing, que fue construido en los talleres de AAR para el empresario Don Panoz, con respaldo de Nissan y Michelin.
 
 
En 1990, Gurney fue incluido en el Salón de la Fama del Deporte Motor, y se le han hecho innumerables homenajes y reconocimientos. Tal vez el más significativo fue un comentario que hizo el padre de Jim Clark en el funeral de su hijo en 1968, donde le dijo a Gurney que él era el único piloto al que Jim le temía. 
 
Nuestros destacados