Experiencia TodoTerreno Metztitlán, Hidalgo

met_0081.jpg
met_0081.jpg

Aunque es un lugar que pocos conocen, ha sido reconocido como reserva de la biosfera y para la caravana de Action Team fue todo un honor atravesar sus barrancas y disfrutar de sus paisajes. Así que la cita fue tempranito para disfrutar de una mañana entre amigos, aire puro, montañas y cielo azul.

 

Con gusto nos dimos cuenta de que entre los convocados a la aventura había muchas caras nuevas, pilotos que debutarían en una experiencia todo terreno y familias que decidieron poner a prueba sus vehículos y pasar un fin de semana extremo.

 

Pronto los amigos de siempre se encargaron de hacer sentir a estos nuevos viajeros como en casa y para la hora de la plática de conducción y ajustes de los vehículos ya todo era camaradería. Era hora de abrocharse los cinturones y comenzar a sacudirse un poco.

 

La caravana avanzó entre enormes paredes de piedra, justo a un lado de los sembradíos que lucían verdes por las lluvias de los últimos días. Lluvias que la caravana agradeció porque los riachuelos secos ahora ya no lo eran y atravesarlos era el pretexto perfecto para divertirse un poco.

 

Como siempre los más osados no tuvieron reparo en pisar el pedal y formar una enorme cortina de agua a su alrededor; al ver esto, los más pequeños del grupo exigían a sus pilotos hicieran lo mismo -¡Más rápido!- gritaban emocionados.

 

Al salir del río el ascenso condujo a la caravana hasta un pequeño paso entre maleza desértica y suelo de laja suelta que resultó ser una prueba que no todos hubiesen podido superar sin el trabajo de equipo de la caravana.

 

 

Las curvas estrechas y altos escalones resultaron ser un obstáculo que hizo sufrir a varios pilotos, los debutantes escuchaban atentos las instrucciones y confiaban en su habilidad para poder llevarlas a cabo y sujetando fuerte el volante enfrentaban el sinuoso camino mientras sus  autos se inclinaban, miraban al cielo y se sacudían al igual que los pasajeros en su interior.

 

Algunos de ellos necesitaron varios intentos, maniobras y fuertes acelerones que haciendo volar las piedras para conseguir su objetivo.

 

Al final todos los vehículos fueron capaces de superar el obstáculo, aunque para ello hubieran tenido que ser auxiliados por momentos con un winch.

 

El paisaje cambiaba a cada momento y el siguiente obstáculo era completamente distinto al anterior, esta vez se trataba de una lodosa cuesta con estrechas paredes envueltas por abundante vegetación. Aquí nuevamente hubo que echar mano de la cooperación de la caravana para poner en marcha al compañero atorado; Una maniobra que resulta sencilla si se cuenta con varios pares de manos para dar un buen empujón.

 

La ruta condujo a la caravana por un angosto pasaje hasta las alturas, desde allí la vista de la barranca era sorprendente y la niebla lista para invadir el camino los acechaba al igual que el hambre de media tarde. Apenas unos instantes después la carpa de alimentos apareció en la cima y con ello la sonrisa de todos los integrantes del contingente.

 

Pero eso no fue lo único que apareció, en la cima un vetusto árbol se erguía solitario en medio de una enorme planicie de roca, dominando el paisaje que esta vez recibía a un grupo de viajeros. Pero aún él sucumbió ante la niebla que atrapó todo, desvaneciendo cualquier paisaje a la vista, incluso a la caravana que finalizó el recorrido descendiendo con los foquitos rojos intermitentes.

 

La niebla desvaneció la caravana ante nuestros ojos, un acto de magia digno de una ruta que tuvo de todo. 

 

Los mejores vídeos