Elon Musk abandona el consejo de asesores de Trump

donaldtrumppolicies01.jpg
donaldtrumppolicies01.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

De manera polémica, Elon Musk se adhirió a la administración de Donald Trump a inicios de año como consejero económico, luego que, tras el triunfo electoral del magnate, el creativo sudafricano declarara que “no era la persona correcta para dirigir los Estados Unidos”.

 

En días recientes, Trump arreció con sus amenazas de abandonar el Acuerdo de París, algo que se convirtió en una de sus promesas de campaña al calificar el cambio climático como “un cuento chino”, a lo que Musk advirtió que de suceder, abandonaría su puesto en el consejo de asesores del mandatario.

 

 

En 2015, durante la administración de Barack Obama, varios países se reunieron de forma voluntaria en París para firmar una serie de acuerdos en materia ambiental con la intención de frenar el cambio climático por actividad humana en unos dos grados centígrados, disminuir las emisiones contaminantes y crear un fondo de apoyo de 100,000 millones de dólares para fomentar el uso de fuentes de energía verde en las naciones en desarrollo (lo que Trump calificó como “una redistribución de la riqueza de EEUU., que los pondría en desventaja competitiva”) y la promesa de reunirse cada cinco años para establecer nuevos acuerdos. De hecho, en actividades paralelas se establecieron acuerdos para suprimir el uso de vehículos a diésel y gasolina en el largo plazo.

 

Ahora, Trump cumple su amenaza y declarara que abandona el Acuerdo de París, calificando esta iniciativa voluntaria como “draconiana”. Aunque la mayoría de quienes están en contra de esta decisión están optimistas en que el gobierno de Trump no dure más de cuatro años y la próxima administración retome el rumbo, Michael Oppenheimer, profesor de geociencias de la Universidad de Princeton advierte: “Cuatro años de la administración de Trump pueden tener consecuencias muy modestas, pero ocho años de mala política probablemente arruinen las posibilidades del mundo de mantener el calentamiento por debajo de la meta internacional de 2 grados centígrados”, mientras que John Holdren, profesor de ciencia y política ambiental de Harvard, advierte que los Estados Unidos perderán su liderazgo en política y materia ambiental con este movimiento, pues sólo países como Siria y Nicaragua se opusieron al acuerdo.

 

 

Elon Musk señaló en sus redes sociales que “el cambio climático es real, la salida del Acuerdo de París no es buena ni para Estados Unidos ni el mundo”. El sudafricano no es el único en reaccionar, el presidente de Exxon, que fue uno de los impulsores del acuerdo, instó a Trump a reconsiderar, mientras que representantes de la Unión Europea China declararon que “tomarán una actitud de liderazgo para mantener el acuerdo”, en el marco de la visita del presidente Xi Jinping a Bruselas con motivo de la exportaciones de Volvo a Europa. El presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, calificó la salida como un error.

 

Entre los pocos que se congratularon por la decisión estuvo Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el senado, quien calificó el Acuerdo de París como un “golpe a la economía doméstica y el empleo de parte de Obama”, pues la salida impulsará la industria carbonera de su estado natal, Kentucky.

 

 

Nuestros destacados