El Nissan GT-R podría tener una variante sedán

nissan2020visiongranturismoconcept201402.jpg
nissan2020visiongranturismoconcept201402.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

Más de uno ha soñado con una versión de cuatro puertas del GT-R desde hace mucho. En el pasado pudo ser más sencillo al ser un derivado del Nissan Skyline (Infiniti G37 y Q50 en sus últimas generaciones), el cual ha estado disponible en versiones coupé y sedán; incluso algunos preparadores se atrevieron a crear frankenteins al hacer combinaciones con la vagoneta Stagea, la cual usaba básicamente la misma plataforma del Skyline R34.

 

También estuvo el frustrado proyecto del Infiniti Q50 Eau Rouge, el cual acoplaba el motor y el sistema de tracción total del GT-R a la caja automática del Infiniti Q70; curioso que este proyecto mucho más terrenal y atractivo fuera desechado, mientras la más ilógica Juke-R NISMO ha visto pasar ya dos ediciones limitadas.

 

Divagaciones aparte, al GT-R R35, próximo a cumplir ocho años, le queda poco tiempo de vida, por lo que ya se empiezan a filtrar los primeros datos del siguiente modelo. Como ya sabemos, podría heredar buena parte de la tecnología del auto de competencia GT-R LM NISMO (aunque no su sistema de recuperación de energía), también recibirá una fuerte influencia del diseño del Concept 2020 Vision para Gran Turismo; ahora, se menciona que el desarrollo del nuevo modelo será compartido por los departamentos de I+D de América y Europa (el actual es un desarrollo mayoritariamente japonés), lo que nos habla de un auto de visión más global.

 

Paralelamente al coupé de toda la vida se estaría desarrollando una variante de cuatro puertas, que muy seguramente se venderá bajo la insignia Infiniti, con lo que el Q50 Eau Rouge sería reivindicado; el plan es que así como el GT-R lo hizo en su momento en el segmento de los coupés, el nuevo modelo robe algunas ventas a los sedanes de alto rendimiento de BMW, Mercedes-Benz, Porsche y Audi; lo cual no suena descabellado cuando los modelos más potentes de este nicho (aunque no del segmento del fallido Eau Rouge) apenas comienzan a traspasar la barrera de los 600 hp (Cadillac CTS-V, Mercedes-Benz Clase E de siguiente generación), mientras el nuevo límite para el GT-R se encuentra en los 700 caballos.

 

Según el director creativo de Nissan, Shiro Nakamura, el siguiente GT-R está a dos años de distancia. El sedán llegaría un año después, en 2018, para no diluir su impacto comercial ni el de su hermano de dos puertas

Los mejores vídeos