El Mercedes-Benz Clase A Sedán tiene el menor coeficiente de arrastre

mercedes-benzaclasssedanteaser00.jpg
mercedes-benzaclasssedanteaser00.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Desde que un vehículo comenzó a avanzar, los humanos se dieron cuenta que mientras más rápido necesitaban ir, más tenían que trabajar la forma para que elementos como el agua o el aire no los refrenaran.

 

A medida que avanzó la tecnología, se crearon conceptos como hidrodinámica o aerodinámica y, especialmente, coeficiente aerodinámico o coeficiente de arrastre, para medir en cifras la cantidad de resistencia que un cuerpo presenta al avanzar contra el aire (Cx o Cd), con un 1.0 para una superficie plana como un muro, o 1.33 Cx para la superficie cóncava de un paracaídas.

 

 

En el mundo automotriz, un Mercedes-Benz CLA 180 CDI BlueEfficiency tiene un Cx de 0.23, un Hyundai Ioniq, un Toyota Prius o un Tesla Model S presentan un Cx de 0.24, el Alfa Romeo Giulia, 0.25, el Nissan GT-R o el BMW i8, 0.26 Cx, 0.28 para la venidera Audi e-Tron, con todo y sus cámaras retrovisoras, 0.29 para una Kia Niro Hybrid y un Ferrari F40, 0.34 CX, lo mismo que una pick-up.

 

 

El récord para un auto de producción limitada es de 0.19, para el Volkswagen XL1, mientras que, curiosamente, el récord para un auto de producción masiva se estableció en 1935, con un Tatra T77A con forma de burbuja, ruedas traseras carenadas y un desconcertante remate trasero aeronáutico, con alerón vertical incluido.

 

 

Para algunos, el nuevo diseño Sensual Purity de Mercedes-Benz puede resultar quizá demasiado minimalista para lo que nos venían acostumbrando, pero la mejora se nota cuando la marca da a conocer que el venidero Clase A Sedán tendrá un Cx de 0.22, a decir de Daimler, el más bajo para un auto de producción.

 

La cifra se refiere concretamente a la variante sedán regular, no la de distancia larga entre ejes con 60 mm adicionales mostrada en China. Dicha variante tendrá una batalla de 2.73 metros, igual que en el hatchback. Para lograr esta marca, el Clase A se apoyó de diseño asistido por computadora y muchas horas en el túnel de viento, así como uno bajos casi completamente planos y una nueva forma de sellar los faros.

 

 

Como saben, un menor arrastre reditúa en un mejor consumo o, en vehículos electrificados, una mayor autonomía, de ahí lo importante de estos números. El Mercedes-Benz Clase A Sedán está próximo a iniciar producción en Alemania y en Aguascalientes, México, en las instalaciones COMPAS establecidas de manera conjunta con Infiniti.

 

Los mejores vídeos