El Aston Martin DB5 de James Bond, a subasta

astonmartinbond01.jpg
astonmartinbond01.jpg

 

Por Edmundo Cano

 

El Aston Martin DB56 es, sin duda, el coche más simbólico que ha manejado James Bond, el Agente 007, desde que Sean Connery, personificando al legendario espía, estuvo al volante de uno en la película “Goldfinger” de 1964, cuando el coche era prácticamente nuevo. El DB5 regresó como ‘coche Bond’, y ya como uno de los clásicos más codiciados del mundo, en el filme “Goldeneye” de 1995, en cuya secuencia de apertura Pierce Brosnan persigue a la villana Xenia Onatopp, quien va a bordo de un Ferrari, en las colinas de Monaco.
 
 
Es precisamente este auto el que la casa de subastas Bonhams ofrecerá al mejor postor en la subasta que llevará a cabo en el marco del Festival de la Velocidad de Goodwood, el próximo miércoles 13. El coche había estado en manos privadas desde 2001, cuando el dueño actual lo compró por 200 mil dólares, y ha estado expuesto en el National Motor Museum de Inglaterra, y en la exhibición ‘Bond in Motion’ llevada a cabo en el Covent Garden.
 
 
La estimación final de Bonhams para el auto ronda los 1.6 a 2.1 millones de dólares, que aunque es una verdadera fortuna, no se compara al precio del DB5 usado por Connery en ‘Goldfinger’ y ‘Thunderball’, que alcanzó 4.2 millones de dólares cuando fue subastado por RM Auctions en el 2010. 
 
Nuestros destacados