Dodge Vision: prueba de manejo

prueba-dodge-vision-1.jpg
prueba-dodge-vision-1.jpg

Por Héctor Torres Fotos: Carlos Quevedo Edición para online: Manuel Fernández

 

La conclusión del acuerdo comercial entre Dodge y Hyundai dejó a la americana sin cartas para jugar en los segmentos de acceso a la gama. Por fortuna y, dada la enorme presencia del recién conglomerado FCA, el grupo está en posición de acudir a sus filiales para permitirse audacias como esta.

 

Como en casa

 

De evitar que el Vision se sintiera “diferente” frente a sus hermanos en el portafolio se encargan los emblemas y calcomanías que disfrazan su origen y van a dar hasta en la llave. Solo el diseño de los rines lo separa visualmente del modelo italo-brasileño.

 

Pero el apadrinamiento se entiende mejor cuando se entra al habitáculo, el cual muestra ese gen de habitabilidad tan característico del automóvil gringo. Bancas altas, de mullido pronunciado, sobre todo en la zona lumbar y del asiento, se suman al espacio disponible –que no es poco- y propician esa sensación de comodidad por tiempo prolongado. El soporte es mayor en las plazas delanteras pero la amplitud prevalece en todo sitio, salvo para la tercera persona que viaje atrás.

 

Quedan bien disimulados los plásticos duros por las superficies de acabado lustroso y rematadas con un contorneado de símil cromo en consola, salidas de aire y parlantes, además de los insertos de tela en puertas. No se extraña un volante forrado en piel punteada con controladores del audio, pero sí que no ajuste en profundidad.

 

 

Procedencia sureña

 

Como en la mayoría de los vehículos que de la italiana se tienen en suelo azteca, éste también proviene de Brasil. Ahí se explica que comparta su configuración motriz con su compañero de gama Palio y sin que las relaciones acaben allí: la plataforma también es la misma, solo que con un largo entre ejes más extendido. El motor 1.6 E.torq posee competencia en el plano dinámico, pues la elasticidad de sus 115 caballos dan para compensar la operación de una Dualogic que merece mención aparte.

 

Al ser una transmisión robotizada pero con un solo embrague, su funcionamiento resulta atípico frente a cualquier otra caja automática del mercado. Toma tiempo habituarse a los cambios entre marchas que suceden como si se condujera con una manual convencional, con la diferencia de que no se tiene control de los mismos, y esa inadvertencia de ignorar en qué momento pueden ocurrir llega a desconcertar, especialmente por el cabeceo que produce el desacoplamiento repentino entre una y otra velocidad.

 

Una ventaja de este mecanismo puede experimentarse cuando se la usa en modo manual (en Sport se percibe apenas menos alienada) y soltando el pedal derecho entre transiciones –cual mecánica-.

 

Ya en sintonía con su uso, el comportamiento del auto califica de noble. No rola como podría dada su altura y sin que la amortiguación llegue a ser firme, situación que no precipita el subviraje si se exige mayor celeridad para tomar una curva; un balance muy adecuado que no lo confina al tránsito citadino aunque vaya a pasar la mayor parte de su vida útil en él.

 

Cierta pesadez en la dirección se agradece en carretera pero pasa factura a través de rebotes y latigazos en baches e imperfecciones. Está lejos de la suavidad de un Versa, por ejemplo, especialmente en maniobras de aparcamiento, pero la calidad de guiado es adecuada y cumple a razón de no girar tanto entre topes. Por su parte, el tacto del pedal de freno ubica su zona de efectividad más deseable ya superada una presión moderada, factor que influye en las detenciones de emergencia para situarlo por encima de la media.

 

 

Presentado en sociedad

 

De ahí en más, al figurar como única versión en la oferta la que ocupa estas páginas, el pero que observamos de cara a los más experimentados en su sector de disputa es la propuesta de una transmisión tradicional y no por otra cosa; la Dualogic puede no ser para todos.

 

Unidad probada

199,900 pesos

 

NOS GUSTA

Espacio interior

Respuesta del motor

Nivel de equipamiento

 

NOS GUSTARÍA

Opción de caja manual

Mejores distancias de frenado

Ajuste telescópico del volante

 

 

 

Resumen técnico

 

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 1.6 l

Potencia máxima: 115 hp a 5,500 rpm

Par máximo: 159 Nm a 4,500 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Manual robotizada, cinco velocidades

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 429 x 170 x 150 cm

Distancia entre ejes: 251 cm

Cajuela: 520 litros

Tanque de combustible: 48 litros

Peso vacío: 1,171 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 20.62 s

Rebase 80 a 120 km/h: 12.44 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 44.3 m

Consumo medio: 11.7 km/l

Los mejores vídeos