Dodge Vision 2015: primeras impresiones

Dodge-Vision-impresiones-1.jpg
Dodge-Vision-impresiones-1.jpg

Es notable que el Vision tiene elementos que lo ubican como una opción para quien busca un auto citadino y familiar. Son estos perfiles los que ponen en la balanza elementos como el espacio interior, cuya amplitud comprobamos en una ruta con motivo del lanzamiento.

 

La posición de manejo resulta alta para poder observar las irregularidades del camino en su ambiente objetivo, que es el urbano. Hay ajustes de altura en el volante y un tablero priorizado en la información básica, esto quiere decir las habituales agujas de velocímetro y tacómetro y la inclusión de una pequeña pantalla monocromática donde se despliega la información de la computadora de viaje, los rendimientos de combustible y la música que se reproduce al momento.

 

La procedencia de la Fábrica Italiana de Autos Torino (Fiat) es innegable. Se perciben materiales duros al tacto, con una concepción más enfocada a la funcionalidad que a la estética, aunque el embellecimiento mediante detalles en acabado tipo aluminio logra un buen balance.

 

Los materiales implementados en su construcción se perciben duraderos. Recordemos que en este segmento todo se trata de costos, sin embargo el ensamble no da muestras de algún ruido por rodamiento.

 

A nivel del mar, encontramos un propulsor de comportamiento elástico y eficiente. Desde la zona baja del tacómetro y hasta la zona roja del mismo reacciona a nuestras exigencias, si bien no con sobrada soltura si con energía suficiente para no sufrir de lentitud. Haciendo equipo, se encuentra la caja automática Dualogic de cinco cambios. El estilo de manejo debe ser ligeramente adaptado a las condiciones de esta caja de embrague robotizado, pues durante las transiciones existe una interrupción en la aceleración, lo que genera cabeceo durante el cambio. Este fenómeno se puede mitigar si se suelta el acelerador al momento de hacer el cambio, como si se manejara una transmisión manual sin el tercer pedal (que en efecto lo es).

 

La calidad de marcha es competente, sobre todo si se toma en cuenta el estado del pavimento en muchas de nuestras ciudades. El trabajo de amortiguación se llega a notar, pues el balance de la misma no tiende ni a demasiado suave o duro y los frenos responden sin queja en este primer contacto. Ya veremos cómo le va en nuestra prueba a fondo.

 

El Dodge Vision 2015 se posiciona como una opción a considerar para quien busque un auto para desplazarse más en ciudad, con necesidades de carga y espacio familiares y un presupuesto cercano a los 200,000 pesos. 

Los mejores vídeos