Dodge Attitude 2015: primeras impresiones

0G0A6869.jpg
0G0A6869.jpg
El renovado Attitude se reposiciona en su segmento como un sedán de acceso y eso es evidente en varias de sus características. 
 
 
 
Basado en el Mitsubishi Mirage, si bien con un tercer volumen (en otros mercados es el Mitsubishi Attrage), este nuevo Dodge resalta por motivos similares en su interior, como una fabricación simple pero al parecer sólida a largo plazo y un espacio interior generoso.
 
 
 
A falta de hacer nuestras usuales medidas internas tan protocolarias de nuestros exámenes a fondo, de entrada podríamos decir que el Attitude es una de las referencias si hablamos de habitabilidad para las piernas de quienes vayan atrás. Hasta tres podrían viajar en la segunda fila con sorpresiva comodidad, dependiendo de su complexión.
 
 
 
Por manejo ya se sabía que la unión de un tres cilindros de no más de 80 caballos y una caja CVT no iba a brillar en el apartado de aceleración. No serán raras las ocasiones en las que nos veremos con el pedal derecho a fondo solo para mantener el ritmo del tráfico y eso que sin necesariamente ir con el cupo completo. Este conjunto mecánico resolverá necesidades poco complejas en ciudad y en vías muy tranquilas, no tan exigentes en cuanto a pendientes o que impliquen constantes adelantamientos. El trabajo de suspensión nos pareció silencioso y con buen control de la carrocería. 
 
 
 
Al menos en esta primera toma de contacto, se anticipa una propuesta sensata para una familia, pero que no será para todos si tenemos en cuenta un nivel de potencia y torque que no siempre será suficiente para las variadas carreteras mexicanas. 
 
Los mejores vídeos