DieselGate: Alemania multa a Volkswagen con 1,000 millones de Euros

volkswagenieselgatetdi3.jpg
volkswagenieselgatetdi3.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Han pasado casi tres años desde que iniciara el escándalo del DieselGate, en que se descubrió que Grupo Volkswagen usaba software fraudulento con dos algoritmos diferentes para ajustar los mecanismos anticontaminantes de varios autos alimentados a diésel, según se detectara un manejo normal o una prueba de laboratorio estática.

 

Actualmente, tras dos cambios de CEO, un cambio de estrategia hacia la electrificación, cese de modelos, proyectos y filiales deportivas, así como el logro del objetivo de ser el fabricante de autos más grande del mundo, las investigaciones no se han detenido.

 

 

Las últimas noticias son que el gobierno de Alemania ha aprobado una multa para el consorcio de 1,000 millones de Euros, que se suma a la multa de 4,300 millones de dólares por parte de los Estados Unidos durante la administración de Barack Obama (con Trump, se redujo 99% el presupuesto para el área de la EPA que descubrió el fraude), en total, contando revisiones y recompras, el caso les ha costado unos 26,000 millones de Euros.

 

 

Volkswagen no apelará la multa, con lo que señala aceptar su culpa además de dar un paso más en la superación de este caso, aunque aún le faltan por resolver varias demandas civiles colectivas. Además, al proseguir con sus investigaciones, el gobierno alemán ha “invitado” a Daimler a realizar un Recall de 774,000 autos a diésel con hasta cinco dispositivos sospechosos de falsear datos de emisiones, aunque la marca apelará la acusación, tras la amenaza de una multa por 3,750 millones de Euros.

 

 

En las últimas semanas, el gobierno alemán ha requerido la comparecencia de Rupert Stadler, CEO de Audi, así como de Martin Winterkorn, quien fungiera como CEO de VAG cuando se descubrió el escándalo, así como otros 26 altos ejecutivos, incluyendo el CEO de Bosch, encargados de fabricar los dispositivos.

 

 

Además, a partir del 1 de septiembre entra en vigor una nueva normativa para estándares de emisiones y consumo en la Unión Europea (WLTP, en sustitución del ciclo NEDC), con pruebas en conducción real en lugar de pruebas estáticas, lo que ha obligado a fabricantes como Porsche, BMW y Volkswagen a anunciar paros técnicos en su plantas locales para ajustar sus modelos a los nuevos parámetros.

 

Tan sólo VW deberá ajustar hasta 200 versiones, contando carrocerías, motores y transmisiones, lo que representaría un retraso en la producción de hasta 250,000 unidades. Para finalizar, tras una acusación por el uso de monos en pruebas de emisiones junto con otras automotrices, Volkswagen se ha comprometido con la asociación PETA a que no volverá a usar animales en sus pruebas.

 

Nuestros destacados