Citroën Advanced Comfort Lab, presentación

citroen-1.jpg
citroen-1.jpg

Por Santiago Álvarez (@santi_al91)

 

Con el Advanced Comfort Lab (basado en la crossover de producción C4 Cactus), Citroën explora nuevas posibilidades para mejorar el confort de marcha, centrandose en dos aspectos claves: los asientos y la suspensión.

 

En el caso de los asientos, la marca diseñó unas sillas en las que combinó diferentes compuestos y densidades en las espumas utilizadas (de poliuretano y texturizada). Sin embargo, la principal novedad es el uso de viscoelástica, un material que ya es bastante común en los colchones de cama, pero que fue desarrollado por la NASA.

 

 

Gracias al uso de esta espuma, la presión sobre el cuerpo disminuye, permitiendo que el asiento adquiera una forma acorde a nuestra morfología a través del calor y el peso que ejercemos al sentarnos, pues la aplicación de presión en una zona no afecta a sus zonas más próximas, al tiempo que brinda una deformación progresiva y una durabilidad en el tiempo bastante alta, según menciona el fabricante. 

 

Por otro lado, Citroën confirmó que tiene la patente de un nuevo esquema de suspensión que promete igualar los mismos niveles de confort y estabilidad de su suspensión hidroneumática, la cual será descontinuada junto con el único modelo de la marca que actualmente la emplea: El C5.

 

En la nueva solución, la suspensión prescinde de las complejidades del diseño hidroneumático del sistema Hidractiva III y emplea un único cuerpo de amortiguador, donde se interconectan varias cámaras para crear así un amortiguador adaptativo sin ningún tipo de electrónica o complejos mecanismos hidráulicos o neumáticos. Este diseño promete, según Citroën, mejorar drásticamente el confort del vehículo y ofrecer esa sensación de estabilidad típica de sus grandes berlinas.

 

 

El sistema se compone de dos cámaras hidráulicas independientes, diseñadas cada una de ellas para una función específica, y ubicadas cada una en un extremo del amortiguador. Mientras la cámara inferior absorbe todas las irregularidades del terreno sin transmitir vibraciones al resto del vehículo, la cámara superior sólo actúa ante grandes fuerzas provenientes de resaltos, baches, desniveles, etc. 

 

Aunque este tipo de suspensiones adaptativas no son precisamente nuevas, Citroën menciona que este prototipo cuenta con más 30 patentes registradas. Además, el fabricante asegura que este sistema ha sido diseñado para ser empleado en toda su gama actual de modelos, permitiendo su instalación tanto en subcompactos (como el Citroën C3), como en autos de mayor tamaño (como el DS 5), lo cual reduciría los costos de producción.

Los mejores vídeos