Chevrolet Cruze Turbo: prueba de manejo

AU231-Chevrolet-Cruze-Turbo-1.jpg
AU231-Chevrolet-Cruze-Turbo-1.jpg
Si bien las cifras oficiales del 1.4 l no embargan nuestros sentidos (138 hp y 200 Nm o 141 lb-pie), su manejo resulta interesante. El enfoque es ahorrativo pues los cambios ocurren con suavidad a menos que pisemos con fuerza el acelerador para que “reaccione” el turbo. 
 
La conducción es veloz, afectada sólo por una dirección relativamente laxa, que no transmite como una versión deportiva. Y es que en los trazos cerrados que exige una ruta sinuosa, el Cruze demuestra su afinación protectora con un evidente subviraje, que sumado a la menor retroalimentación de la dirección obliga a que seamos cautos.
 
El tacto de los frenos es muy esponjoso, lejano de la firmeza apreciada en ejemplares construidos en Europa. Hay que estirar más la pierna en el pedal para que conservemos el control del auto antes de atacar las curvas. 
 
El precio de casi 360 mil pesos (a la fecha) coloca a este Cruze como una opción válida a fanáticos del modelo. Resulta un poco costoso, pero justificado en virtud de su dinamismo, producto de un muy eficiente motor turbocargado. A veces la magia puede más que la realidad.
 
NOS GUSTA
Calidad de marcha
Ahorro del motor
Dinamismo en carretera
 
NOS GUSTARíA
Mejor dirección
Plásticos de mejor tacto
Menos carrera del freno
 
 

Resumen técnico

 

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 1.4 l, turbo

Potencia máxima: 138 hp a 4,900 rpm

Par máximo: 200 Nm a 1,850 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, seis velocidades

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 459 x 179 x 147 cm

Distancia entre ejes: 268 cm

Cajuela: 450 litros

Tanque de combustible: 60 litros

Peso vacío: 1,460 kg 

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 17.15 s

Rebase 80 a 120 km/h: 6.75 s 

Frenado de 100 a 0 km/h: 42.4 m  

Nuestros destacados