Cadillac XT5: primeras impresiones

apertura_2.jpg
apertura_2.jpg

Por Ernesto Roy Ocotla (desde Dana Point, California)

 

Ver nota de lanzamiento.

 

Cadillac va ganando fuerza en los distintos mercados donde se comercializa. En parte por una gama de productos que ha sido actualizada con variantes deportivas, sedanes que recuerdan el legado histórico de la marca y vehículos mejor enfocados a las tendencias actuales. Resultado de una nueva dirección a cargo de Johan de Nysschen, la XT5 es de esos primeros esfuerzos que podemos ver materializados –después del buque insignia, el CT6- y su presentación internacional fue aprovechada para comunicar este mensaje: hoy por hoy la marca trabaja en once nuevos productos, de los cuales cuatro serán crossovers. La primera de ellas estuvo a nuestra disposición en los caminos de California.

 

La XT5 se aparta de la SRX que sustituye gracias al ensamble sobre una nueva plataforma, C1XX, que incorpora en su construcción metales de aleaciones ligeras y métodos al día como puntos de soldadura mediante láser. La marca anuncia una reducción de peso de 132 kg con relación al modelo de salida.

 

El producto final estuvo a nuestra disposición en las zonas aledañas a Dana Point, una región exclusiva en el entorno californiano, cuya geografía nos ofreció distintos ambientes donde exigir y conocer el nuevo Cadillac.

 

 

Es sencillo darnos cuenta que la atención al detalle en los interiores fue algo cuidado especialmente y los materiales encontrados son de primer orden. Se perciben texturas como las maderas, el aluminio o la fibra de carbono, todas genuinas, y finamente dispuestas en las distintas superficies. Observando de manera meticulosa, las superficies son suaves incluso en áreas no tan expuestas.

 

El espacio disponible en la parte trasera es suficiente para que nos sobre un poco para estirar las piernas e ir cómodamente ubicados. Uno de los elementos que llaman más la atención es que gracias a la incorporación de cristales aislados acústicamente en el parabrisas y los vidrios laterales, la silencio de marcha es muy competente. 

 

En esta ocasión, la ruta de contacto comprendía un espacio de poco más de 200 km en los cuales pudimos encontrar un buen tramo de autopista y caminos montañosos. El tren motor compuesto por un V6 de 3.6 litros (310 HP) y la caja automática de ocho relaciones ofrece una energía suficiente para la pretensión familiar y confortable que encabeza la XT5. Para encontrar dinamismo y cierto grado de diversión, se requiere traer el propulsor en la parte alta del tacómetro para exprimir los caballos disponibles. Si se considera el propósito real de este producto, las prestaciones dinámicas parecen suficientes.

 

Para convertir estas cifras en sensaciones, tenemos disponibles sistemas de tracción delantera o integral, esta última la elegida para el primer contacto.

 

 

La zona de curvas llegó más pronto de lo esperado y, con la consideración de viajar en una variante con tracción integral –que supone un ligero aumento de peso- nos dimos el gusto de llevar un ritmo confortable, el modo de manejo más suave y la selección musical pertinente. Así es como toda la tecnología y equipamiento de infotenimiento (con la conectividad de última generación a nuestra disposición) toman sentido. Pero no todo se trata de comodidad, porque también teníamos modo deportivo disponible en el selector. La zona de curvas frente a nosotros nos extendió la invitación y con una pisada decidida en el acelerador confirmamos una visita un poco más agitada.

 

Las suspensiones se hacen ligeramente más rígidas y los puntos de cambio se extienden a la parte más alta del tacómetro; el balanceo de suspensiones, que en los modos más apacibles es notorio, se controla mejor. Los ajustes de todos los elementos bajo nosotros permiten que con gusto vayamos curva a curva confiadamente. En esto apoya también una dirección despierta aunque un poco artificial en sensación por el grado de asistencia y suavidad.

 

Con el fin de la zona de curvas también nos queda la claridad que a pesar de un buen trabajo de suspensiones tratamos con un vehículo de peso y dimensiones considerables. Su mejor funcionamiento se da con un manejo consistente y suave a ritmos agradables. Fue así como también pudimos notar la presencia de esculturas de latón al costado del camino, que resultaron ser creadas por un mexicano, Ricardo Breceda, mismas que se pueden observar en las imágenes. 

 

 

Si algo resalta en esta presentación es la cantidad de tecnología a bordo y sin duda alguna será una de sus cartas fuertes frente a la competencia (de manera frontal la Lincoln MKX). Tal parece que con la XT5, Cadillac esta apostando por más ventas y presencia en el mercado, pues el segmento donde ataca es uno de los que mas crecimiento registran, no sólo en México, sino a nivel mundial. Lo hace con un producto que tiene como puntos fuertes una calidad de marcha consistente, tecnología de seguridad e infotenimiento completos y suficiencia en la parte mecánica.

 

Tal vez sería interesante encontrar también en la oferta la motorización que la marca tiene disponible para el mercado chino, con un bloque de cuatro cilindros turbocargado. Por lo pronto, tendremos muy pronto en concesionarios la XT5 en tres diferentes niveles de equipamiento: Base, Premium y Platinum.

Los mejores vídeos