BMW M140i y M240i, presentación

m-1.jpg
m-1.jpg

Por Santiago Álvarez (@santi_al91)

 

La división BMW M Performance de la casa de Múnich anunció la llegada de las versiones M140i y M240i, cuya principal novedad está bajo el cofre, pues emplean el nuevo motor B58 que ya han adoptado modelos como los 340i, 440i o 740i. Al mismo tiempo, sustituyen a los anteriores M135i/M235i con motor N55.

 

Si bien sigue siendo de seis cilindros en línea y está sobrealimentado por un turbocompresor de doble entrada (Twin-Scroll), el nuevo propulsor trae un leve aumento de cilindrada (pasa de 2.979 c.c. a 2.998 c.c.), así como cambios en los sistemas Valvetronic y doble VANOS para mejorar su funcionamiento.

 

 

Con estos cambios, la potencia aumenta hasta los 340 caballos de potencia (14 HP más que su antecesor) a 5.500 rpm y entrega un par máximo de 500 Nm (369 lb-pie) entre 1.500 rpm y 4.500 rpm, lo cual representa un aumento de 50 Nm respecto al motor N55. Aun así, BMW indica que los consumos se redujeron entre 4%y 7% (según el tipo de transmisión y sistema de tracción) respecto a los anteriores M135i/M235i.  

 

La transmisión manual de seis marchas sigue disponible e incorpora una función que coloca al motor en el régimen de giro ideal al efectuar las reducciones. Por su parte, la unidad automática Steptronic de ocho relaciones ahora viene con el sistema “Launch Control” y una programación que, según la información suministrada por el navegador, ejecuta los cambios de velocidad de manera eficiente, dependiendo de la ruta y las condiciones de tráfico.

 

Al igual que en los modelos salientes, el M140i se podrá elegir con carrocería hatchback de tres o cinco puertas, mientras que el M240i estará disponible en formatos cupé y descapotable. Estéticamente no traen diferencias y BMW hace énfasis en la incorporación de unos rines específicos de 18 pulgadas, paquete estético M, vestiduras de tela y alcántara, volante y pedales M y cubiertas de los retrovisores en color Ferric Grey.

 

 

Para afinar su manejo habrá un sistema de frenos M Sport y una suspensión deportiva M Sport, que reduce el despeje respecto al suelo en diez milímetros frente a versiones menos potentes. También está presente la dirección de desmultiplicación variable con tacto deportivo.

 

Con estas modificaciones, los BMW M140i/M240i aceleran de 0 a 100 km/h en 0,3 segundos menos que sus antecesores, registrando tiempos entre los 4,4 segundos (con caja automática y tracción xDrive) y los 4,8 segundos (caja manual y propulsión trasera). Los M240i Cabrio son 0,1 segundos más lentos que los cupés y, en todos los casos, la velocidad máxima está limitada a 250 km/h

Los mejores vídeos