BMW 435i Gran Coupé: prueba de manejo

AU241-BMW-435i-GC-1.jpg
AU241-BMW-435i-GC-1.jpg

Por Héctor Torres Fotos: Daniel Gasca Edición para online: Manuel Fernández

 

Visiblemente concebido sobre la esculpida silueta del Serie 4 convencional, este desarrollo internamente designado F36 registra las mismas medidas exteriores salvo la altura –mayor en 27 mm-. De paso es más largo, ancho y alto que un Serie 3.

 

Además de las branquias tras las salpicaderas, hereda las calaveras y, entre dichos rasgos, esa atractiva caída de techo que culmina en unas abultadas caderas bajo el tercer pilar, torneado que no dejará de apreciarse en cada vistazo a través de los retrovisores. Acentuando la estampa menos conservadora, tampoco faltan las puertas sin marco superior que encierre a los vidrios y, aunque no desentonan, sus manijas secundarias como único elemento para delatar a la bien lograda apariencia.

 

Por dentro, otorga más espacio para piernas –tanto como en un Serie 3- y hombros a los dos pasajeros traseros, castigando en parte el destinado para la cabeza por el trazado de su figura exterior. Para conseguir las bondades de dicha amplitud, sin embargo, habrá que superar primero la posible dificultad de internarse a las plazas posteriores.

 

 

Talento ileso

 

Por la mínima pero cierta pérdida de rigidez de la estructura responde un ajuste a la suspensión que equilibra el talante dinámico de este mestizo, al punto de no marcar diferencia alguna en comparación con el verdadero dos puertas. La naturalidad para devorar kilómetros en autopistas bajo la premisa del confort se combina también con una holgura para sortear trazados revirados vía una dirección presta y un bastidor que mitiga las transferencias de peso bajo exigencia, si bien pasa factura con una firmeza esperada.

 

Extralimítese dicha permisividad y surgirá en un primer momento la propensión a irse de frente –dada la distribución de masas- para luego sobrevirar predeciblemente, con las mismas sedosas maneras tan propias de la casa. La mancuerna del seis en línea con la caja de ocho escalones es tan solo un valor agregado al buen manejo que dosifican sus 306 hp y 400 Nm (295 lb-pie) de par a través de los cuatro modos de conducción disponibles: Eco Pro, Comfort, Sport y Sport Plus. Al tiente de los frenos, por su parte, hay que acostumbrarse pues no obstante su efectividad, el pedal observa un momento de acción a ratos engañoso.

 

 

Aunque no parezca

 

Con tanta diversificación en la oferta, a veces se puede tener la impresión de que algunos productos nacen para ver su demanda restringida en los caprichos de un nicho de compradores. Pero si se piensa en cuánto le ha funcionado su A5 Sportback a Audi, por ejemplo, este Serie 4 de practicidad aumentada no solo adquiere sentido, sino que inyecta variables reales en el segmento, por específico que este sea.

 

NOS GUSTA

Desempeño dinámico

Diseño conjugado

Quinta puerta; inusual en un BMW

 

NOS GUSTARÍA

Marcha menos firme

Acceso menos comprometido

Más equipamiento de serie

 

Resumen técnico

 

MOTOR

Tipo/cilindrada: L6, 3.0 l, turbo

Potencia máxima: 306 hp entre 5,800 y 6,400 rpm

Par máximo: 400 Nm entre 1,200 y 5,000 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, ocho velocidades

Tracción: Trasera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 463 x 182 x 138 cm

Distancia entre ejes: 281 cm

Cajuela: 480 litros

Tanque de combustible: 60 litros

Peso vacío: 1,660 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 14.44 s

Rebase 80 a 120 km/h: 3.70 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 36.5 m  

Los mejores vídeos