Audi A1 2016: primeras impresiones

audi-a1-2016-01.jpg
audi-a1-2016-01.jpg

Por Héctor Torres

 

Ver nota de lanzamiento

 

Siendo el cambio más significativo la integración del motor 1.8 TFSI al subcompacto Premium y a sabiendas de que, como versión tope de gama, reúne todas las actualizaciones de este facelift, optamos por conducir la variante S-line.

 


Ya en el puesto de mando se advierte que poco ha cambiado el más pequeño de la familia si de apariencias se trata, dejando los elementos de confort ahora presentes como una adición más lógica que sorpresiva. Se tienen más oportunidades de personalizar al vehículo según pudimos observar en las combinaciones de telas que los asientos mostraron, si bien se conserva la utilización de materiales suaves al tacto tan solo complementados por algún inserto metálico en tablero, consola y puertas.

 


De la modificación más interesante se tiene noticia al empezar trámites con el pedal derecho. Pese a que únicamente se han ganado siete caballos de fuerza, la respuesta del propulsor acusa una diferencia tangible respecto del 1.4 litros del que tenemos memoria. Especialmente porque la demora en la entrada de la turbina es perceptiblemente menor y, en todo caso, la formación de la carga mucho más espontánea. Incluso la modulación del acelerador tiende a menos parsimoniosa desde bajas revoluciones, ni se diga al momento de arrancar. Y, dado el contenido peso del vehículo, es posible procurar ritmos alegres con holgada facilidad. En contraparte, notamos un consumo de combustible más elevado.

 


La calibración de las suspensiones ubica a la calidad de marcha en el límite de lo suave, justo antes de acusar un recorrido firme en imperfecciones. De los modos de manejo disponibles con el Audi Drive Select, derivan una variación en la sensibilidad del pedal derecho y la resistencia que ofrece la dirección, mayor en Dynamic que en Efficiency. De ésta -la dirección-, ahora de operación electromecánica, nos queda un palpable aislamiento que se presenta como ventaja si de absorber irregularidades hablamos, pero que acaba por no retroalimentar mucho si el escenario es una curva de radio amplio en cambio. Así llegamos al sistema de frenos, efectivos de sobra pero con ese peculiar recorrido engañoso del grupo Volkswagen.
 

Los mejores vídeos