Volvo XC40 Recharge: todas las claves y datos del primer eléctrico de Volvo

Volvo quiere convertirse en un referente eléctrico, como consiguió ser referente en seguridad. Pero tendrás que esperar a 2021 para recibir el primer Volvo XC40 Recharge eléctrico en España.

Google viaja en Volvo XC40 Recharge
Google viaja en Volvo XC40 Recharge

¿Cómo harías tú el tránsito de “ser el coche más seguro", esa idea que tiene el público en su cabeza sobre Volvo, a ser “el mejor eléctrico" del mercado? Exactamente, paso a paso. Y es lo que hizo Björn Annwall, vicepresidente de Volvo, responsable Global de Operaciones, en la presentación a la prensa europea del XC40 Recharge, para el que declara que será “el Volvo más seguro" que han construido. Por supuesto, solo el cuadro de cifras hará ver a cualquiera que, como coche eléctrico, no le faltan cualidades al XC40 Recharge: dos motores, uno por eje, de 150 kW, que conjuntamente proporcionarían 300 kW, equivalente a 408 caballos. A finales del siglo pasado, un coche con tracción total y 408 caballos era un Porsche Turbo y era una auténtica máquina de generar sensaciones.

El Volvo XC40 Recharge seguro que hace lo mismo, con unas aceleraciones de 0 a 100 km/h por debajo de los 5 segundos, como un superdeportivo, y eso a pesar de un peso que, según especificaciones, estará entre 2.150 y 2.250 kilogramos. En lo que ahora más preocupa al comprador de coche eléctrico, el XC40 promete 400 km de autonomía eléctrica en el ensayo WLTP, gracias a unas baterías de 78 kWh fabricadas a partir de las celdas de iones de litio de LG Chem o de CATL, según el coche sea producido en Gante (Bélgica) o en China. Se podrá recargar incluso a 150 kW mediante el estándar CCS, con lo que** en 40 minutos podrás recuperar el 80 por ciento** de la carga. No hay precio aún para Europa para el XC40 Recharge, que se conocerá cuando se ponga el coche a la venta a la vuelta del verano (aunque en España no se entregarán unidades hasta enero de 2021). ¿Entonces, para qué tanta prisa, un año antes poder sentarnos en el coche y jugar con sus mandos y su nuevo sistema de información y entretenimiento?

Recharge, los enchufables de Volvo

Precisamente, Volvo da tanta importancia a dar a conocer su** XC40 Recharge porque va a ser un faro guía**. Un modelo con el esperan darán en la diana, como ha sucedido con las versiones con motor de combustión, en el segmento de los SUV compactos, del que se vendieron 650.000 unidades el pasado año. Necesitan dar a conocer el apellido Recharge, que compartirán todos los coches susceptibles de ser recargados, sean eléctricos puros o híbridos enchufables. Una denominación común porque el Recharge será el coche al que aspirar en Volvo, mientras que Volvo hace el tránsito hacia esas gamas completamente electrificadas, anunciadas hace tiempo. Los mensajes han sido claros desde que anunciaron que abandonarían los coches de combustión “puros", como que cada año lanzarían un eléctrico puro hasta 2025, que en 2025 la mitad de sus ventas serán Volvo eléctricos puros y que en esa misma fecha tendrán 1 millón de electrificados en la calle. Electrificación que significa tanto “mild-hybrid" de 48 voltios sobre los diésel y gasolina, de XC60 y XC90, como híbridos e híbridos enchufables (PHEV). En 2025, también, deberían haber reducido en un 40 por ciento la huella de CO2 de sus coches respecto a 2018, en todo ciclo de vida, no solo utilización, sino también en producción, incluyendo aprovisionamiento de materiales y ejecución por parte de los suministradores, para lo que acudirán al "blockchain".

Google viaja en Volvo XC40 Recharge

Google viaja en Volvo XC40 Recharge

Volvo XC40 Recharge, aceleración para el eléctrico

El Volvo XC40 Recharge podría ser anécdotico en ventas y aún así sería un éxito para Volvo, que pretende lucir esta versión Recharge como emblemático. Porque para el paso de la sociedad al eléctrico, Volvo -en boca de Annwall- dice que existen tres premisas: primero, que sea asequible (el XC40 es el más barato de sus deseados SUV); segundo, infraestructura (no solo postes, relativamente fácil, sino todo el cambio que encierra); tercero, cambiar la percepción del público. Y para que estas tres premisas sucedan el PHEV, el coche híbrido enchufable, es la herramienta ideal, según Volvo. Es un “eléctrico a tiempo parcial", pero fundamental para ese futuro eléctrico. Eléctricos que son ideales para un uso corto, con baterías relativamente pequeñas y económicas, con el motor de combustión para afrontar viajes. Contra los detractores o dudosos (legisladores incluidos), Volvo afirma que ellos venden PHEV desde 2012 y que tienen constancia de que el 41 por ciento de sus coches PHEV efectivamente se recargan y que en ciertos países (como Suecia) llegan al 60 por ciento los híbridos enchufables que realmente recargan su batería en una toma eléctrica. Hay que recordar que en Suecia son frecuentes postes eléctricos a la puerta de casa o en los aparcamientos, que se emplean para conectar los coches y prevenir que se congele su sistema de refrigeración. Volvo pretende triplicar su capacidad de producción de modelos híbridos enchufables. Estos PHEV no tensionan tanto al proveedor de celdas de litio, dado que se emplean muchas menos que en una batería de un eléctrico completo. Durante 2020 esperan que las ventas de PHEV, híbridos enchufables, alcancen el 20 por ciento del total.

“Hola, Volvo" u “Hola, Google"

Para un servidor, lo más importante del XC40 Recharge es quizá lo menos llamativo. Algo que parece tan intuitivo, tan natural, que podría pasar inadvertido, porque parece el Volvo On Call de siempre. El sistema de infoentretenimiento lleva un sistema operativo de Google, Android Automotive. Tocas un botón, o dices “hola, Google" y comienzas a pedirle al asistente de Google, como harías con tu móvil. El mapa que ves, es como el de tu móvil, con tus zonas más habituales precargadas, por lo que resulta rapidísimo. La navegación, como con Google Maps, con puntos de carga, direcciones de tus contactos, prácticamente todo lo que puedes querer del móvil se puede manejar por voz o a través de la pantalla táctil. Google Assistant, Google Maps y Google Play Store son nativos en el XC40 Recharge. Spotify es por ahora la fuente de música, con funciones de deslizar, abrir, pasar canciones, ver álbumes como harías en una tableta, rápido y fácil.

Google viaja en Volvo XC40 Recharge

Google viaja en Volvo XC40 Recharge

No, no es que sea compatible con Android Auto -que sí-, sino que el sistema operativo que gestiona todo lo que ves en la pantalla del XC40, el audio, las órdenes por voz, lo que hace el coche, es de Android, con aplicaciones adaptadas para ser usadas para la conducción. Como es igual que todas las aplicaciones que usas de Google en tu teléfono, como el asistente de voz o la navegación y los mapas,** no necesitarás tu móvil**. Tu propio usuario servirá para hacer lo mismo que harías con Google con el teléfono, pero con el coche. Y sí, por supuesto, podrías conectar tu teléfono Android –ni falta que te hará- o un Apple a través de CarPlay. Como en tu móvil, recibirá actualizaciones, tanto de sistema operativo como de software cuando sea necesario. Como sistema operativo para automoción, Android Automotive puede convertirse en un estándar (lo estrenan Polestar y Volvo, pero Google trabaja con Nissan-Renault-Mitsubishi, Honda y General Motors, por lo menos). Al ser código abierto, es de esperar una legión de desarrolladores dispuesta a inventar todo tipo de aplicaciones (apps) para enriquecer la funcionalidad del coche. Por supuesto, puede haber riesgos, pero mucho menores que en sistemas “cerrados", como sucede en Linux, vigilado por la propia comunidad de desarrolladores. Por el momento, también tiene esas “apps" que permiten el control de ciertos elementos funcionales del coche, como la climatización o la calefacción de los asientos.

Con un poco de recelo se puede recibir la idea de que cuando el XC40 Recharge salga de fábrica, será peor de lo que podrá ser en los meses venideros, porque irá recibiendo actualizaciones y mejoras con el tiempo. Pero no habrá que ir al concesionario. Serán actualizaciones inalámbricas, como en tu teléfono, sin necesidad de ir al concesionario. Quizá el cliente clásico de un coche pueda estar espantado con esta idea. Sin embargo, acostumbrado a los teléfonos móviles o los ordenadores, que se reciben prácticamente vírgenes, tontos, sin prácticamente programas, ni aplicaciones, ¿podrías querer un coche que no cesa de mejorar?

En este punto estamos. En el anuncio de un coche, el XC40, que quizá quede obsoleto no porque se rompa, sino cuando tengas tantos programas y funcionalidades que la electrónica se te quede “corta", como cuando cambias de móvil. Un XC40 que quiere ser el Volvo más seguro porque incorporará su sistema más avanzado de asistencia a la conducción, en colaboración con Zenuity. Una seguridad que proviene de dotar al coche de una plataforma de seguridad, escalable, de manera que sensores y funcionalidades también podrán ir creciendo y adaptarse a todos los vehículos de Volvo.

Por lo que respecta al coches en sí, a los puros hechos de coche tradicional, el XC40 Recharge dicen que contará con una distribución de pesos ideal, 50/50 entre los ejes. Con una nueva tecnología de amortiguación (que aún no han precisado) y con posibilidad de conducción “One-pedal", en la que con el acelerador podrás acelerar y frenar para acelerar el coche, sin demorar por llevar el pie de un pedal a otro, facilitando la conducción en ciudad e incluso en carreteras de curvas. Eso sí. Espera un año. Pero ya sabes lo que piensa Volvo: hay otros Recharge, con un motor de gasolina, que quizá hoy te sirvan mejor.

Los mejores vídeos