¿Por qué elegir un híbrido enchufable en vez de un híbrido o un eléctrico?

La tecnología híbrida enchufable ofrece lo mejor de dos mundos: la versatilidad y larga autonomía que te da la gasolina y la eficiencia y bajo coste de uso que aporta la electricidad. El Mitsubishi Outlander PHEV es buen ejemplo de ello.

Autopista.es para Mitsubishi

¿Por qué elegir un híbrido enchufable en vez de un híbrido o un eléctrico?
¿Por qué elegir un híbrido enchufable en vez de un híbrido o un eléctrico?

El Mitsubishi Outlander PHEV es el estandarte de la movilidad híbrida enchufable: el SUV japonés fue el primero de su especie y es, actualmente, el más vendido en su clase. Un segmento, el de los híbridos enchufables, que hace frente a otras alternativas de movilidad que, como en esta, se basan en la electricidad para ayudar a mover las ruedas del vehículo.

La tecnología híbrida enchufable y autorrecargable que ofrece el Outlander PHEV te permite acceder a lo mejor de dos mundos, olvidándote de las limitaciones que te pueda ofrecer un híbrido convencional o un eléctrico puro. Por un lado, dispone de un motor de gasolina de 135 CV de potencia que, en combinación con dos motores eléctricos (de 82 CV en el eje delantero y 95 CV en el trasero), ofrece tracción a las cuatro ruedas y una potencia combinada de 230 CV.

¿Por qué elegir un híbrido enchufable en vez de un híbrido o un eléctrico?

Sumado a una batería de 13,8 kWh de capacidad, el Mitsubishi Outlander PHEV ofrece una autonomía en modo puramente eléctrico de hasta 54 kilómetros y a una velocidad de hasta 135 km/h. En un puesto de recarga rápido (50 kW), podrás recargar el 80 por ciento de su capacidad en apenas 25 minutos. Su consumo medio homologado de gasolina es de 2,0 litros a los 100 kilómetros.

Qué aporta el Mitsubishi Outlander PHEV frente a un coche híbrido convencional

Mientras que un híbrido enchufable como el Mitsubishi Outlander PHEV ofrece una autonomía en eléctrico suficiente para poder ir y volver al trabajo para un conductor medio europeo, un híbrido convencional no dispone de la capacidad de batería suficiente ni la velocidad máxima en eléctrico para alcanzar las cifras del SUV japonés (autonomía de unos 2-3 kilómetros hasta los 40-50 km/h), adaptándose a las exigencias y límites del entorno urbano.

¿Por qué elegir un híbrido enchufable en vez de un híbrido o un eléctrico?

Eso sí, los híbridos comparten la capacidad de autorrecargar la electricidad a medida que avanzan propulsados por el motor de combustión y gracias a la frenada regenerativa. En el caso del Mitsubishi Outlander PHEV, su batería también se puede recargar enchufando el vehículo a una fuente de energía externa: basta con un enchufe doméstico, en el mismo en el que cargas tu smartphone. Mitsubishi ofrece además a los conductores que compren su SUV híbrido enchufable la instalación gratuita de un puesto de recarga doméstico.

Otra ventaja adicional está en el distintivo medioambiental que puede llevar consigo el Mitsubishi Outlander PHEV: gracias a su tecnología híbrida enchufable, se gana el derecho a llevar la etiqueta “0 emisiones" de la DGT, lo que le da ciertas ventajas: ningún tipo de restricción a la hora de circular (incluso en los protocolos más severos por alta contaminación), aparcamiento gratuito y sin límite en las áreas de aparcamiento regulado, acceso a los carriles Bus-VAO, descuentos en peajes…

¿Por qué elegir un híbrido enchufable en vez de un híbrido o un eléctrico?

Qué aporta el Mitsubishi Outlander PHEV frente a un coche eléctrico puro

En el caso de un vehículo cuyo único medio de propulsión es la electricidad, un eléctrico puro, aquí ya hablamos de baterías mucho mayores que ofrecen una autonomía eléctrica mucho mayor que un híbrido convencional y uno enchufable. Sin embargo, si miramos la autonomía total del vehículo, los híbridos enchufables y autorrecargables como el Mitsubishi Outlander PHEV superan la cifra holgadamente: más de 600 kilómetros en cualquier tipo de circunstancia, velocidad, etc., cuando un eléctrico puro actual ronda, en condiciones normales, los 300 kilómetros.

Un vehículo híbrido enchufable dispone de dos fuentes de alimentación diferentes: el motor de gasolina, además de poder mover el coche por sí solo durante muchos más kilómetros que lo que pueda ofrecer un eléctrico puro, también puede sumar su potencia al de los motores eléctricos, consiguiendo unas prestaciones notables, una gran capacidad de aceleración a pesar de sus dimensiones (4,69 metros de largo) y ayudándose mutuamente para conseguir la mayor eficiencia posible.

La combinación de todos los motores permite disponer de varios modos de conducción (“Normal", “Sport", “Snow" y “Lock"), adaptándose a diferentes condiciones y carreteras, te muevas por ciudad, carretera secundaria o autopista. En el caso del Mitsubishi Outlander PHEV, además, ofrece tracción a las cuatro ruedas, lo que aporta seguridad y la posibilidad de moverse por determinados caminos fuera de la carretera.

Los mejores vídeos