Renault Clio RS 18: fin de fiesta con sabor a Fórmula 1

Renault presenta una edición muy especial del Clio RS 18, inspirada en su equipo de Fórmula 1. ¿Será ésta la última versión en la generación actual del Clio? Tiempo al tiempo...
Alberto de la Torre.

Twitter: @autopista_es -

Renault Clio RS 18: fin de fiesta con sabor a Fórmula 1
Renault Clio RS 18: fin de fiesta con sabor a Fórmula 1

Los aficionados de Renault a la Fórmula 1 están de enhorabuena. La firma del rombo ha presentado el nuevo Renault Clio RS 18, una serie limitada diseñada por Renault Sport cuyo principal atractivo es una estética muy especial, pues sus elementos mecánicos apenas sufren variaciones, y recibiendo el mismo nombre con el que se denominará al monoplaza de la máxima categoría.

Como hemos dicho, el principal aliciente del nuevo Renault Clio RS 18 residirá en su estética. Tanto en el techo como en el vano de las puertas, donde además se incluye el número de serie, estará sobreimpresionado el logo RS con el clásico doble diamante gris, en homenaje al equipo de Fórmula 1 galo. El exterior lo monopolizará el negro con detalles amarillos, como en los protectores de las puertas y el parachoques delantero. Las llantas, también negras, destacarán aún más con un centro amarillo.

Renault Clio RS 18

En cuanto al interior, el volante de piel se combinará con alcántara y los aireadores del salpicadero tendrán un cerco en carbono. También encontraremos distintos motivos en rojo con el nombre de la marca y el logo RS repartidos por todo el habitáculo. El propulsor sigue siendo el mismo de 220 CV con 280 Nm de par motor, aunque el chasis ha sido renovado, siendo ahora más bajo y firme, así como una dirección aún más precisa. Por último, la sonoridad del deportivo se ha mejorado con una salida de escape de origen Akrapovic.

También te puede interesar:

El Renault Clio RS Trophy 220, el GTI pequeño más rápido en Nürburgring

Renault Clio 2019: el nuevo utilitario llega a final de año y ¿sin Diesel?

Seat Ibiza TSI, Renault Clio TCE y Nissan Micra IG-T: ¿cuál es mejor?