Nuevo Porsche 911 Carrera Cabriolet

Acabamos de bajarnos de las versiones Coupé del nuevo Porsche 911 Carrera y ahora la firma de Sttutgart nos regala la versión Cabriolet. Motores prestaciones, tecnología de vanguardia y glamour, mucho glamour forman la casi inmejorable carta de presentación de la variante descapotable del nuevo 911.
-
Nuevo Porsche 911 Carrera Cabriolet
Nuevo Porsche 911 Carrera Cabriolet

Las Navidades se han adelantado. Seguro que más de un conductor lo incluirá en su carta a los Reyes Magos. El nuevo y flamante Porsche 911 Carrera Cabriolet estará en esa soñada lista. Hasta marzo de 2012 no comenzará su comercialización, a unos precios de partida de 113.332 euros para la versión de acceso y 129.395 euros para la más potente Carrera S Cabriolet.

En el capítulo mecánico, el Porsche 911 Carrera Cabriolet comparte los mismos motores que las versiones Coupé. De esta forma, la variante menos potente incorpora un motor de gasolina bóxer de 3,4 litros de cilindrada y 350 CV, acoplado a un cambio manual de siete velocidades. La versión más potente, el 911 Carrera S Cabriolet, monta un motor bóxer 3.8 de 400 CV que se combina de serie con un cambio manual de siete marchas. También existe la posibilidad de combinar ambas versiones con el cambio automático de doble embrague PDK de siete velocidades. Sea cual sea la combinación posible, el consumo medio de combustible tanto para el 911 Carrera Cabriolet como para el 911 Carrera S Cabriolet está por debajo de los 10 l/km.

Como buen Porsche de pura cepa, las prestaciones anunciadas para el 911 Carrera Cabriolet y el 911 Carrera S Cabriolet son realmente buenas. Para la primera de las versiones, se declara una velocidad máxima de 286 km/h con una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,0 segundos, mientras que para la versión 911 Carrera S Cabriolet, éste es capaz de alcanzar los 301 km/h con un 0 a 100 km/h en sólo 4,7 segundos.

Entre las novedades técnicas del nuevo 911 Carrera Cabriolet, debemos detenernos en su techo de lona y en su mecanismo de apertura y cierre. Este techo está formado por una luneta trasera de cristal y tres arcos de sujeción. Éstos últimos están fabricados en magnesio y van recubiertos de una lona. El resultado final es una capota de gran estabilidad y extremadamente ligera. Mediante un mecanismo eléctrico que se puede activar a través de la propia llave o a través de un botón de la consola central, plegaremos o desplegaremos la capota en un tiempo estimado de 13 segundos. Esta maniobra se puede realizar con el vehículo en movimiento, siempre y cuando no superemos los 50 km/h.

¿Qué opinas? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en la revista Autopista. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...