Publicidad

Chevrolet Volt

General Motors lleva tiempo apostando por los vehículos eléctricos como alternativa de movilidad para el futuro. Nos aseguran, que en noviembre de 2010 presentarán el Volt, un coche eléctrico, listo para ser comercializado.
-
Chevrolet Volt
Chevrolet Volt

El futuro está a la vuelta de la esquina. O, al menos, eso parece después de haber estado varios días en Detroit comprobando los avances de General Motors en lo que a coches eléctricos se refiere.

El proyecto que tienen actualmente en desarrollo parte del coche concepto visto en los últimos salones internacionales del automóvil, bajo el nombre de Chevrolet Volt. La idea es desarrollar un automóvil de cuatro plazas capaz de ser propulsado exclusivamente por un motor eléctrico y que sea tan práctico como un modelo convencional. Por tanto, tendría que ser posible usarlo a diario, en cualquier tipo de conducción y cumpliendo los requisitos actuales en materia de seguridad, habitabilidad, comportamiento, equipamiento etc...

El Volt dispondrá de un motor eléctrico que se alimentará de la energía suministrada por un paquete de baterías en forma de “T” integrada en la plataforma del coche. Contará, además, con un pequeño motor de gasolina que servirá de generador para recargar las baterías, pero nunca para propulsar directamente al Volt.

La idea es que las baterías tengan una vida de 10 años, y que ofrezcan una autonomía inicial (sin que entre en funcionamiento el motor de gasolina) de unas 40 millas (64 km) . A partir de esta distancia recorrida, el motor de combustión entraría en funcionamiento cada cierto tiempo para recargar las baterías, con lo que la autonomía sería prácticamente ilimitada. Después de usar el vehículo sólo tendríamos que conectarlo a un enchufe, como si de un electrodoméstico cualquiera se tratase, para recargarlo.

La parte más compleja de todo el proyecto es, sin duda, la derivada del desarrollo de las baterías y el sistema eléctrico del vehículo. En la actualidad están sometiendo a pruebas diferentes tipos de batería de iones de Litio, si bien, de momento, son pruebas de laboratorio. En GM han diseñado un software para las pruebas capaz de imitar el ciclo de vida de una batería de 10 años en sólo 2 años, para poder someterla a un uso intensivo similar al que tendría durante toda su vida. Parte del secreto de esta prueba está en exponerla a altas temperatura que, en teoría, podrían acortar su vida útil.

No debemos pensar que construir un coche eléctrico es tan fácil como meter en su interior una centena de baterías de teléfonos móviles unidas entre si. No sólo tienen que garantizar la fiabilidad, sino que deben soportar miles de ciclos de carga sin que pierdan eficacia, puesto que al ser para un automóvil, su uso será continuo y diario. Las vibraciones, las altas temperatura y la refrigeración, así como la seguridad en caso de impacto son apartados muy importantes en este desarrollo.

Durante nuestra visita pudimos observar camuflado, bajo una lona, el modelo realizado en arcilla del Volt que llegará al mercado a finales de 2010. Desgraciadamente, no nos permitieron realizar fotografías, pero os adelantamos que cambiará sustancialmente respecto a las fotos que nos dieron y que acompañan este artículo. Para que os lo imaginéis, es muy similar al frontal de un Saab, y con una trasera bastante elevada. Nos aseguraron que ha sido el modelo de GM que más tiempo se ha pasado en el túnel de viento para su diseño. Y es que la aerodinámica juega un papel fundamental en un coche como éste, no sólo por la resistencia ofrecida por la carrocería, sino también por la refrigeración de los órganos internos en el vano motor. El interior, aún sin definir completamente, sólo dispondrá de dos plazas en la segunda fila de asientos, puesto que el elevado túnel central definido por el paquete de baterías impide incluir una tercera plaza.

Otro de los sistemas que adoptará el Volt será la regeneración de energía en las frenadas, gracias a la ayuda de un freno eléctrico similar al empleado en la actualidad en algunos camiones. En cualquier caso, no se prescinde por ello de los frenos de disco convencionales, puesto que el freno eléctrico es una ayuda que consigue generar un 20 por ciento de la energía que se pierde.

Técnicamente, el Volt será un coche complejo y evolucionado. No habrá más que abrir el capó y observar los cinco radiadores –uno detrás del otro- que se apilan en el frontal. Los 190 kW de potencia y 300 Nm de par que proporcionará su motor eléctrico serán suficientes para mover la tonelada y media larga de peso del Volt -180 kg pesan sólo las baterías-. Las prestaciones no desmerecen en absoluto. Más de 160 km/h de velocidad máxima, aceleración de 0 a 96 km/h en 8,5 segundos y un ciclo de vida de 150.000 millas (240.000 km) . Pretenden, además, que la carga completa se realice en 3 horas, si bien en 1 hora podría estar cargado a un 80 por ciento de sus capacidad. Ojalá en 2011 podamos realizar en Autopista.es una prueba de este modelo. Nos aseguran que sí, por lo que tomamos nota para ser los primeros en contaros todos los detalles.

Galería relacionada

Chevrolet Volt