Cadillac CT6 2016 lujo y deportividad a la americana

Cadillac apuesta por la ligereza, las prestaciones y una conectividad a la última para competir en el mercado americano con las grandes berlinas Premium europeas.
Óscar Díaz. -
Cadillac CT6 2016  lujo y deportividad a la americana
Cadillac CT6 2016 lujo y deportividad a la americana

Con el CT6, Cadillac pretende recuperar el lugar de privilegio que ocupó en la mente del público americano hace apenas unos años, aunque posiblemente no llegue a España más que bajo demanda. Así, apuesta por el equipamiento, prestando especial atención a la conectividad, a conseguir un peso bajo que redunde tanto en el dinamismo de conducción como en la mejora en el consumo y por imbuirle de una imagen muy potente. Se le reconoce por compartir las líneas duras de los últimos diseños de Cadillac e inequívoco aspecto americano. De ahí su largo capó y una tapa de maletero truncada.

Su rival principal debe ser el BMW Serie 7, pese a lo cual anuncia un peso y una rigidez torsional que mejora a los de las mejores berlinas germanas al aprovechar las virtudes de la nueva plataforma Omega. En ella, se mezclan el acero de alta resistencia con materiales ligeros como el aluminio, que llega a la estructura exterior, paneles y carrocería. Así el Cadillac CT6 rebaja prácticamente 99 kg respecto al que tendría con una carrocería que estuviera exclusivamente de acero de alta resistencia.

Sus suspensiones son independientes en ambos trenes, con un mecanismo de dobles triángulos en el tren delantero y un elaborado multibrazo en el trasero, de nuevo con brazos de aluminio para rebajar las masas no suspendidas y poder mejorar el dinamismo. La particularidad de su chasis viene dada por un sistema de ruedas traseras directrices, semejante en sus efectos al del Renault Talisman, por el que las traseras colaborarían con las delanteras para conseguir mayor agilidad a baja velocidad y la máxima estabilidad al circular deprisa. Su efecto más visible es conseguir un diámetro de giro de 11,4 m, prácticamente el mismo que el del Cadillac CTS a pesar de sus casi 20 cm menos de distancia entre ejes —3,1 metros—.

Su suspensión es la Magnetic Ride de control electromagnético que permite adaptarse a las necesidades de la conducción, endureciéndose cuando se busca dinamismo y adoptando una ley de funcionamiento más confortable cuando se viaja en línea recta en apenas unas milésimas de segundo. Cuatro modos de conducción diferentes se encarga

Los motores y la conectividad del Cadillac CT6

El motor estrella del Cadillac CT6 será un impactante V6 3.0 que gracias al doble turbo anunciará más de 400 CV y un par motor por encima de 55 mkg, que tiene el honor de estrenar un sistema de desactivación de cilindros que le permitirá rebajar el consumo de gasolina cuando no sea necesario el máximo dinamismo. Supone la guinda de una familia que también cuenta con un equilibrado 2 litros turbo y un atmosférico V6 3.6, asociados asimismo a una caja automática de ocho velocidades. Los de seis cilindros, por su parte, cuentan con una novedosa tracción a las cuatro ruedas que acopla las delanteras cuando es necesario, ahorrando combustible en el resto de los momentos.

Por otra parte, Cadillac ha decidido dar un paso adelante en cuanto a conectividad y ayudas a la conducción. Así, no sólo ha convertido al CT6 en un punto WiFi con tecnología LTE, sino que también puede montar un sistema de carga inalámbrica de teléfono. Además, estrena un sistema de grabación en vídeo de los alrededores que se pondría en funcionamiento automáticamente cuando se activasen los sistemas de protección del vehículo y un conjunto de cámaras que permiten una visión de 360º alrededor del vehículo.

Al tiempo, la seguridad ha sido tenida muy en cuenta en el desarrollo del Cadillac CT6. Así, un sistema mejorado de visión nocturna añade seguridad al permitir reconocer personas o animales de cierto tamaño lejos del alcance de la vista del conductor y se proyectaría en una pantalla central. Si no fuese suficiente, los sistemas de frenado autónomo alertarían al conductor del Cadillac CT6 2016, inicialmente mediante impulsos sonoros, de la necesidad de pisar el freno, aportando energía de frenada si el conductor no hiciera caso a esta advertencia. Es el complemento de seguridad de un automóvil que aúna confort con placer de conducción y pretende devolver a Cadillac la imagen de lujo y tecnología que protagonizó durante la segunda mitad del siglo pasado.

También te puede interesar

Descubre el Cadillac CTS-V

Prueba Cadillac ATS, así se mueve la berlina americana

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...