BMW M8 Competition Coupé y Cabrio 2019: con 625 CV bajo el capó

Con el apellido Competition BMW distingue a sus modelos más exclusivos por la vía de la deportividad y siempre con el punto de partida en versiones firmadas por BMW Motorsport. Ahora le toca a los M8 Coupé y Cabrio.
Luis Miguel Vitoria.

Twitter: @luismivitoria -

BMW M8 Competition Coupé y Cabrio 2019: con 625 CV bajo el capó
BMW M8 Competition Coupé y Cabrio 2019: con 625 CV bajo el capó

625 CV de potencia máxima y 750 Nm de par máximo tienen la culpa, pero no sólo eso, de que los M8 Competition sean los BMW tan especiales. Tanto trabajo se produce bajo el capó de estos coupés y cabrios, donde se encuentra un 4.4 V8 M TwinPower Turbo con dos turbos —anecdóticamente, la cifra oficial de potencia de la versión cerrada es 5 CV inferior a la convertible— que se gestiona a través de una caja de cambios M Steptronic de 8 velocidades y ésta, a su vez, queda conectada a una tracción total M xDrive para llevar el empuje hasta el suelo.

Publicidad

El motor 4.4 es un viejo conocido para los aficionados a los BMW toda vez que lo emplean los modelos más potentes de la familia: del BMW 750i al M5, incluyendo la versión Competition de éste en el que, como en los nuevos M8 Cabrio, rinde 625 CV frente a los 600 del M5 estándar —siempre que pueda considerarse un M5 de ese modo—. En la lista de beneficiarios de este motor también están otros Serie 8, los BMW M850i xDrive Coupé y Cabrio, modelos en los que entrega 530 CV. Comparativamente, estas dos versiones son una décima más lentos que las Competition con carrocería equivalente en el 0 a 100 km/h, pues los nuevos M8 lo hacen en 3,2 y 3,3 s. Las mejoras de unas a otras versiones de este motor 4.4 están en el tratamiento de la inyección, la sobrealimentación, la refrigeración o el escape, fundamentalmente.

Por su parte, el cambio cuenta con la función Drivelogic que permite elegir entre tres modos distintos de funcionamiento, con el propósito de que sea eficiente, deportivo o «ultradinámico», como lo denomina BMW; en tanto que la tracción puede variar entre la configuración predeterminada en la que se reparte todo el empuje entre las cuatro ruedas o el modo 4WD Sport, que desvía más fuerza a las traseras. Incluso se puede llegar a transmitir movimiento sólo con el eje trasero. Como en el M5.

BMW M8 Competition Coupé y Cabrio 2019: con 625 CV bajo el capó

BMW M8 Competition Coupé 2019

En la configuración del chasis, BMW dice haber recogido para el M8 Competition buena parte de las experiencias obtenidas en la competición —recordemos que la Serie 8 se estrenó con el BMW M8 GTE, un coche de carreteras destinado a pruebas como las 24 horas de Le Mans o el Campeonato del Mundo de Resistencia—, consiguiendo, además, una alta rigidez torsional.

Los BMW M8 Competition tienen, de serie, suspensión adaptativa. En ellos se puede regular la flexibilidad de la amortiguación, así como la M Servotronic, la dirección de relación variable.

BMW M8 Competition Coupé y Cabrio 2019: con 625 CV bajo el capó

BMW M8 Competition Cabrio 2019

La especificación estándar incluye llantas de aleación ligera de 20” con neumáticos 275/35 R 20, delante; y 285/35 R 20, detrás; mientras que los discos de freno, que de serie son de fundición ventilados y perforados con seis pistones en cada pinza delantera, en opción, pueden ser carbonocerámicos, con incluso algún milímetro más de diámetro: 400 delante y 380 mm detrás, frente a los 395 y 380 estándar. El equipo de frenos, con un actuador eléctrico, permite al conductor elegir entre dos configuraciones del pedal: más orientada al confort, más hacia una actuación directa.

El diseño de la carrocería de estos BMW es ligeramente diferente al de otros Serie 8 por la incorporación de barras dobles M en la parte delantera, branquias laterales o el alerón trasero. Todos los nuevos modelos de BMW M8 están equipados de serie con faros LED adaptativos. Se ofrece un paquete exterior M Carbon como opción, que introduce elementos de carbono en las entradas de aire delanteras, retrovisores exteriores, agallas M en los paneles laterales, además de en el difusor trasero o el alerón trasero-

Publicidad

El habitáculo también tiene, como no podía ser de otro modo, elementos exclusivos más allá de la pantalla de la instrumentación, como es el caso de la tapicería específica, volante, palanca del cambio o el diseño de los asientos con reposacabezas integrados, también de la aparición de nuevos botones con funciones como el de configuración de asistentes a la conducción e información — en los M8 Competition se pueden ajustar en un modo Track, adicional al Sport y Road de otros BMW M—, motor y chasis. Tanto en el Coupé como en el Cabrio hay espacio para cuatro ocupantes con maletero de 420 y 350 litros, respectivamente.

Publicidad
También te puede interesar

El SUV BMW X1 se actualiza con cambios de diseño, motores más eficientes y un equipamiento renovado. Se pondrá a la venta en verano.

No hay una berlina media tan brutal como el nuevo BMW M5 Competition 2018 de 625 CV. Destroza los registros del “M5 normal” y su chasis se optimiza para rizar el rizo en eficacia.