Wagoner se pone manos a la obra

Rick Wagoner, presidente de General Motors, ha decidido tomar las riendas de la filial norteamericana para paliar las malas ventas y los pésimos resultados de la compañía en este mercado.

No dejes para otro lo que puedes hacer tú mismo. Eso es lo que ha debido pensar el presidente de la todopoderosa General Motors, Rick Wagoner, quien ha decidido ocuparse él mismo de la gestión de la filial norteamericana de la compañía, habida cuenta de los malos resultados que está acumulando.General Motors, en un comunicado, ha anunciado que el presidente del consejo y director ejecutivo de General Motors, Rick Wagoner, asume desde hoy el control directo de las operaciones en América del Norte. La toma de control de Wagoner implica que Bob Lutz dejará el puesto de presidente de General Motors y que Gary Cowger abandonará la dirección general de la filial. La compañía ha indicado que no supone un menosprecio a la actuación de ambos ejecutivos sino que, al contrario, les permitirá concentrarse “en sus responsabilidades globales", Lutz como vicepresidente para el desarrollo de nuevos productos y Cowger como vicepresidente industrial. La razón principal de estos cambios hay que buscarla en la caída drástica de las ventas, sobre todo en los tres primeros meses del año, y las graves pérdidas que se han producido en este período, que ya alcanza los 848 millones de dólaresWagoner ha señalado que la falta de competitividad es el principal problema al que hace frente la filial norteamericana debido a los “costes legados, especialmente la creciente carga de los gastos de cuidados médicos". El máximo responsable de la compañía justifica su decisión por los desafíos a los que se enfrenta GM en Norteamérica: “Tiene sentido que asuma el control de las operaciones cotidianas, con lo que se reduce las líneas de comunicación y de toma de decisiones", ha asegurado.Incluso Wagoner ha sugerido que la decisión de hacerse cargo de la filial norteamericana le ha sido pedida por parte de Bob Lutz, hasta el momento máximo responsable de GM Norteamérica. “Con la globalización en marcha de la organización del desarrollo de producto de GM y la implementación de nuestra estrategia de arquitectura global, Bob (Lutz) pensó que necesitaba dedicar a tiempo completo sus esfuerzos al desarrollo de productos y yo estuve de acuerdo", ha afirmado. Ésta, seguramente, no será la única decisión importante que se tomará en la sede de General Motors en los próximos días. Según señala el Wall Street Journal, GM baraja reducir hasta 10.000 empleos del departamento de administración, que en la actualidad componen 38.000 trabajadores. Además, crecen los rumores de la posible desaparición de algunas marcas poco rentables en Estados Unidos, como Pontiac o Buick.